There is no such thing as WOM

miércoles, octubre 01, 2003

El Barça en México 

    
No sé si millón y medio de euros sea tanto dinero. Un comercial en uno de esos partidos debe costar unos 25 mil euros. Si Pitágoras no miente (como dicen mis padres) estamos hablando de 60 anuncios comerciales en TV. Son bastantitos, son 30 minutos. Patrocinios adicionales juntarían una suma similar (anunciantes en el estadio, etc). La taquilla del Azteca debe andar cerca de los 500 mil euros. No, no es TANTO negocio (seguro que sí es buen negocio). Digo, yo sí quiero que me regalen 2 millones de euros. Pero divididos entre tanta gente y tantos grupos (anunciantes, medios, etc.) no entiendo como es que Fox recibió a Laporta (presi del Barça). Fox es medio fan del panbol pero eso tampoco alcanza para explicarlo, digo, ahorita todo es la CONAGO, la reforma eléctrica. Aunque pensándolo bien, la Presidenta Gordillo no los recibió, así que quizá no haya que darle tanta importancia.

Emparentado recientemente con un catalán me dediqué a saber de Barcelona, de Cataluña. Tengo conocidos asturianos, vascos y gallegos. No conocía ningún descendiente de catalanes y, torpemente, le dije a mi concuño que no, que los catalanes no tienen lazos con México. O a mi parecer, no eran muchos.

Discretos como son, efectivamente, no los había notado. O fue por mi miopía?, el chiste es que ahora que el "que-es-más-que-un-equipo" viene a México surge por todos lados la catalanidad. También surge la larga sombra blanca ya que estos pasean su rivalidad por todo el mundo (creo que Monterrey y el DF pronto llegarán a ese extremo). Y bueno, resulta que aunque en los 80's todos éramos merengues por Hugo, por dentro nuestro corazón estaba con los débiles catalanes, con aquellos que en 1937 (ése sí es un dato chido) en medio de la Guerra Civil Española, decidieron quedarse en México y no regresar a sufrir el franquismo. Igual, en una gira de futbol.

Mirar a España se nos ha vuelto un parámetro. En 1970 teníamos un nivel de desarrollo similar, económicamente hablando, y México se ufanaba de tener un desarrollo político mayor y también un mejor clima de libertad. Ahora, 33 años después, miramos añorantes como muchos siempre son más que uno, y que ellos han tenido sólo un dicatador mientras nosotros vimos desfilar a cinco. Y bueno, así nos ha ido. Ellos tienen un PIB per cápita de tres veces el de México. Y aunque muchos economistas y políticos insisten en que eso no puede ser referencia (por territorio y población) yo creo que estamos buscando pretextos baratos para justificar nuestra torpeza como país. Las oligarquías mexicanas deberían aprender de las españolas y especialmente de las catalanas, representadas muy dignamente por el FC Barcelona.

Y necesito decir que odio al América y espero que Ronaldinho, Márquez y Saviola le den una tunda de padre y muy señor nuestro?, bueno, pues ya lo dije!

Armando Samano lo opinó a las 1:49 p.m.