There is no such thing as WOM

miércoles, agosto 30, 2006

Replicando 

    
El lema de la revista (cuyo actual número en circulación es con mucho el mejor que han publicado) siempre me pareció en exceso pesimista y no por ello falso o equivocado. Aunque sí, por supuesto, pretensioso (culturoso, by all means). "Ideas para un país en ruinas". Y ahora me toca tratar de construir una. Este ejercicio, que igual quien lo lea y lo quiera intentar puede ser un batón, intenta hacer un discurso sobre lo que podría decir Felipe Calderón en su toma de posesión como presidente el muy lejano 1 de diciembre:
"Honorable Congreso de la Unión, mexicanos:

Hoy como nunca necesitamos entender lo que como 'unión' queremos construir. Después de una campaña en la que los candidatos nos dedicamos a acentuar nuestras diferencias es hora de que la palabra "Unión" signifique algo más que el nombre de este cuerpo legislativo.

México logró dar el paso democrático hace seis años y es hora de atacar la desigualdad social con el mismo empuje con el que se logró ese avance democrático. Los esfuerzos hechos hasta ahora, si bien notables, son totalmente insuficientes. Reconocer esta realidad a la hora de tomar decisiones de gobierno es impostergable. No haremos llamados vacíos de unión, paz y concordia. Ejecutaremos acciones inmediatas y procuraremos involucrar en ellas a todos los mexicanos. El agravio mostrado en las urnas es genuino y también lo es la necesidad de que...."
Mi primer trabajo fue como auxiliar administrativo en una fábrica de zapatos. Mi segundo trabajo fue como chalán (auxiliar) de albañil (macuarro) de mi abuelo materno, que es "maistro". Mi madre me envió con él para que "me hiciera hombrecito" y es obvio que falló ;). Ahora mismo, en el tianguis donde trabaja Hilario, pero en otro puesto, un joven adolescente con una elegante playera DKNY hacía sus pininos en el puesto de tacos de su madre y calentaba muy torpemente las tortillas para los tacos (de pollo, de costilla, campechanos). Me recordó mi torpeza con mi abuelo. A los 18 años, en otro trabajo muy físico que tuve, ya no era yo tan torpe y fue cuando tuve mi mejor forma física.

Joaquín ya dió el salto de recién nacido a bebé. ¿Cuál es ese salto? Interacción. El bebé "recién nacido" no hace sino dormir y comer. Claro que siente y mucho, pero lo hacen de una forma particular y muy sutil. Muchos padres se quejan de que los niños no vienen con instructivo pero la verdad que el instructivo del recién nacido sería bien cortito: Acostúmbrelos a comer cada determinado tiempo (entre tres y cinco horas), cámbiele el pañal cada que sea necesario, póngalo a eructar durante y después de la comida, tenga siempre "Espavén pediátrico" a la mano para los cólicos, y quiéralo mucho. El bebé hará el resto. Hay puntos finos como cerrarle los ojos cada que haga bizcos, procurar baños en tina grande para que manifieste sus instintos nadadores, ponerle musiquita en los pocos ratos que está despierto, pero todos esos son omitibles si se cumplen los primeros.

Hoy no. Joaquín empezó a buscarme durante el último viaje a Colombia en las noches en el lado donde se supone que debo estar después de su comida nocturna y cuando estoy de viaje me extraña. Grita y hace todo tipo de sonidos guturales, más allá del "agú" y del "mama" (sin tilde), Jimena lo interpela imitándolo. Mira la televisión con atención y Doki, el perrito de Discovery Kids, es su favorito (y curiosamente, en uno de sus cortos canta una canción que dice "quimo quimo quimorita, queque-quequé" Quimo es el apodo de Joaquín). Su cabecera es un enorme sol amarillo con una carita feliz y él lo adora, siempre se despierta sonriéndole.

No soy capaz de articular ni siquiera un esbozo de lo que debería ser el mensaje de Felipe Calderón el primero de diciembre. Veo ese día tan lejano y veo tan cercano el 16 de septiembre (y el 31 de agosto) y además, soy escorpión y me he quedado sin planeta regente, soy bastardo astrológico (el mejor post de los muchísimos"Requiem por un planeta helado" que llenan la blogósfera aquí) y estoy emocionadísimo con mi familia y mi trabajo, que creo que especular con ello es equivalente a especular con el fin del sistema solar.

Armando Samano lo opinó a las 12:25 p.m.

viernes, agosto 25, 2006

Adjetivos 

    
Me espanta la manera en la que el idioma inglés te prepara para los hechos. Ellos adjetivan y luego enuncian. Nosotros, en el español, enunciamos y después adjetivamos. El efecto en el esquema de pensamiento es completamente diferente. Ellos ya te dijeron lo que te querían decir cuando te lo dicen. Nosotros ignoramos rápidamente al que ya nos dijo lo que queríamos saber y volamos nuestras propias rutas. Quizá seamos más libres, pero nos entendemos menos.

Armando Samano lo opinó a las 8:38 a.m.

miércoles, agosto 23, 2006

Ladrillo rojo 

    
-Papá, ¿hace cuánto que no vas a una ciudad que no conocías?

Técnicamente, año y medio, Dallas TX, pero ciudades gringas que no sean NYC o SF o Boston no cuentan. Yo considero que desde Milán y Barcelona, hace cuatro años, no voy a una ciudad que no conocía.

Mis expectativas de Bogotá eran ambiguas. Creía yo conocer mucho de Bogotá hace 9 años por una ciber-relación muy intensa que tuve con una persona de allá. Pero nunca olvido unas líneas de Good Will Hunting donde Robin Williams le dice a Matt Damon:
So if I asked you about art, you'd probably give me the skinny on every art book ever written. Michelangelo, you know a lot about him. Life's work, political aspirations, him and the pope, sexual orientations, the whole works, right? But I'll bet you can't tell me what it smells like in the Sistine Chapel

Y sí, eso pasa siempre, en cualquier viaje. Uno puede leer toneladas de letras acerca de ciertos lugares y no tener ni idea de cómo son.

Colombia es un cliché en México. La asociación del país con el narco es inmediata para toda la gente. Desde hace nueve años yo aprendí a sentir pena por nuestra naquísima proclividad a ver la paja en el ojo ajeno. El segmento "más informado" de la sociedad mexicana sabe bien que es la guerrilla el mal que duele en la costilla colombiana.

Las referencias popculturales son insuficientes, Mutis y Gabo, Botero, Shakira y Juanes. Algo, mucho imagino yo, pasa en Colombia. Están ocupando espacios universales.

Yo no lo ví, no me tocó. Como viajero de trabajo me toca conocer los lugares más ascépticos de cada destino. Colombia produce esmeraldas y aunque no soy conocedor de joyas, sí busqué darme el gusto de comprarle una a Edith y pedí a nuestros anfitriones conocer el lugar donde se compran las gemas en "el centro" de la ciudad. Fue lo más cerca que estuve de la tierra real. El demás tiempo estuve en la Zona Rosa (la "T") el Parque de la 93 y otros lugares "nice".

Y a pesar de recibir impresiones de todo tipo, no alcancé a armar el rompecabezas colombiano. Es el país menos centralista en una región de paises centralistas por excelencia. Barranquilla, Medellín y Calí gravitan con enorme peso específico en la vida social y económica de Colombia y sin embargo Bogotá, a la manera del DF, atrae millones de personas y ha crecido con desmesura. La obsesión por la imagin física del colombiano es abrumadora para los desparpajados y fodongos mexicanos (el hombre promedio colombiano se hace manicure con religiosa regularidad) y es conocida Colombia también por lo barato de sus servicios quirúrgicos plásticos. Es que los utilizan en exceso.

Sí me quejo y no me quejo. El momento social colombiano es muy raro, puesto que es el único país latinoamericano donde el presidente gobierna con apoyo muy mayoritario de la sociedad y sin embargo la presencia del ejército y las "fuerzas de seguridad" es totalmente opresiva. Allá el concepto de seguridad ha eclipsado por completo la libertad. Lo que en cualquier otro lado consideraríamos como insultos y violaciones a las libertades individuales, allá se agradecen como medidas de seguridad necesarias. Y sin embargo, como en muchos otros paises, me da pena quejarme y observar eso porque en todos lados, al saberme mexicano, me dispensaron atenciones enormes. México es muy querido allá.

Conociendo como ya conocía ciertas cosas de la sociedad colombiana, lo que me dejó más asombrado fue, no obstante, que una buena parte del norte de Bogotá está construído con edificios de ladrillo rojo. Es, como mencioné antes, la zona nice de la ciudad y sin embargo, la uniformidad arquitectónica de un elemento tan austero como el ladrillo rojo me brincó directo al subconsciente. Recoleta y Puerto Madero no tienen un estilo arquitectónico identificable, son como una revoltura de estilos. Las Lomas en el DF quisieron parecerse a la arquitectura californiana de principios del siglo XX pero ahora es, igual, una mezcla indefinible entre viejas y nuevas escuelas arquitectónicas. Las Condes, en Santiago, tiene también ese sabro mezclado. Bogotá no. Bogotá es uniforme y casi aburrida en sus zonas nice, aunque según supe allá la buena vida se viven en las fincas, en el campo, bucólico el asunto.

Y el ladrillo rojo se quedó como mi única certeza porque la ciudad es todo lo que yo ya sabía que era y sin embargo no corresponde en nada a la idea que yo tenía de ella. Yo pensé que México era un país esquizofrénico pero me doy cuenta que García Márquez es un escritor apenas costumbrista, casi solamente un narrador, un reportero.

Armando Samano lo opinó a las 10:06 a.m.

viernes, agosto 11, 2006

La cima de la colina 

    
O la campana de Gauss

¿En qué momento la vida se pone cuesta abajo?

No quiero ser frívolo ni neoyorkino. No quiero que no me importe que cierto número de mexicanos decidan vivir en una avenida del DF en lugar de vivir en sus casas. No quiero ir por la vida con aire "been there, done that, i've seen it all". No quiero exagerar.

Ayer el Peje y las elecciones, hoy Israel y Hezbollah, mañana Londres y los aeropuertos, los he visitado diez veces, cuatro diferentes de ellos, en los últimos 8 días. Llueve todos los días y de repente torrencialmente. En el DF. Con granizo.

Dice Harvard Business Review: 58% of reps (sales representatives, vendedores) made their quotas in 2005, and 59% in 2006... this inreased production is te result of just that much more hard work. Y yo digo: "Tell me about it!". El trabajo en los tiempos del posmodernismo.

Voy a cumplir, en unos pocos meses, 35 años de edad. Apenas tiene año y medio que me repuse del golpe de los treintas, de que ya no tenía oportunidad de ser "joven promesa" sino que, a partir del día 30 años + 1 día, yo era lo que ya era y que cualquier otro éxito, desarrollo o crecimiento sería "orgánico" y no "logro extraordinario". Hoy tengo 35 y empiezo a pensar, aunque posiblemente me falten cinco años o más, en que igual ya mi vida empieza a ir de bajada o lo hará en cualquier momento. "Es bueno que tú crezcas y yo disminuya", me dijeron en mi escuela primaria cuando la terminé. No olvido la frase.

También pienso que los clichés tienen tanta razón y derecho de existir como cualquier otro absurdo. Llegar muy tarde en la noche, cansado de trabajar y entrar a la habitación y ver a mis tres amores me rellena de felicidad. Hoy, no sé bien cómo o porqué, lamento no tener más tiempo para amar a Edith y entiendo que nuestro amor no depende del tiempo que pasemos juntos sino solamente de sí mismo, del amor que nos tenemos, más allá de lo que seamos o lo que tenemos. Sin angustia del futuro y sin añoranza del pasado. No los ignoramos y hablamos por igual de lo que hicimos y lo que haremos, pero no dependemos de eso para amarnos.

Ella me enseñó eso, tuve mi mérito en lograr aprenderlo, pero la suerte de que ella me lo enseñara no tiene medida ni calificativo suficiente.

Armando Samano lo opinó a las 3:39 p.m.

miércoles, agosto 09, 2006

Razonamientos 

    
AMLO dio a conocer ayer sus diez razones para su "resistencia civil pacífica". Como de costumbre, desoye las razones de los que lo apoyan pero lo hacen con crítica y repite sus razones, a mi parecer y a continuación explico porqué, como si fueran mantras o dogmas.

Las diez razones

Amigas y amigos:

Como es del conocimiento de ustedes, luego del 2 de julio iniciamos acciones de resistencia civil pacífica para hacer valer el voto ciudadano y la democracia, ante la intención de nuestros adversarios de imponer al candidato del PAN en la Presidencia de la República.

Estas acciones han provocado molestias a mucha gente, sobre todo a quienes pierden más tiempo en sus traslados por la instalación de campamentos en el Zócalo y en las calles de Madero, Juárez y el Paseo de la Reforma.

Así como ofrecemos sinceras disculpas a quienes se ven afectados, también decimos que nuestros adversarios han echado a andar en los medios de comunicación una campaña de desinformación y de linchamiento, dejando de lado, de manera hipócrita, la verdadera causa del problema. Se han dedicado únicamente a cuestionar las acciones que llevamos a cabo, pero callan sobre el fondo del asunto.

Por eso me dirijo a ustedes para darles a conocer, de manera directa, nuestros argumentos y razones:

1. En la pasada elección presidencial, realmente, nos enfrentamos a un grupo muy poderoso de privilegiados, que son los que verdaderamente mandan en México.


Desde la presentación de motivos repite sus razones: Hacer valer el voto ciudadano es lo que él quiere. Se coloca en la posición moral de que el voto ciudadano no se hizo valer y que su lucha es por eso. Como cualquier burdo moralista católico, el señor define que su lucha es por un bien superior.

También dice que sus adversarios pretenden imponer al candidato del PAN. O sea, sus adversarios (el PAN) pretenden imponer al candidato. Así, sin más explicaciones y sin considerar (o intentar explicar) si el Tribunal Electoral es cómplice o víctima o pendejo. Después aborda el tema del plantón, que es el núcleo de las críticas hasta de muchos de sus seguidores. Lo aborda de una manera muy amable: pide disculpas. Y ya. Sus razones, esperemos, explicarán el plantón.

Menciona la campaña mediática y eso es, según yo, bastante ambiguo. Es cierto que los comunicadores y periodistas, en su mayoría, atacan duramente cuando entrevistan a AMLO o a sus colaboradores. Y aún a pesar de eso están quienes no sólo no lo hacen, sino que casi les besan los pies, como Ricardo Rocha y Carmen Aristegui (quien ya me pidió el divorcio por pitufo). Escucho a Leonardo Curzio en las mañanas y si bien no es pro-peje, nadie lo puede acusar de linchador; José Cárdenas, durante la campaña, nunca ocultó su filiación pejista y si bien no ha explicado porqué volteó bandera, con una pequeña crítica que ha hecho del peje ya muchos lo llaman panista cuando el tipo lleva 30 años siendo de izquierda!. Y por otro lado, en cualquier espacio noticioso en medios aparecen los representantes de la Coalición intentando explicar sus razones, ellos tienen acceso a los medios. Sí es cierto que en anuncios comerciales se está repitiendo la cantaleta del miedo y de la paz y de la unidad nacional y la quinta vergara (un lugar en Chile donde se hace un festival de música popular) y eso es completamente deleznable. ¿Pero qué creen?, se llama libertad de expresión y los que opinan asi, por terrible que parezca, tienen derecho a expresarse.

Luego explica, como primer motivo, que durante la campaña se enfrentaron a un grupo de poderosos que gobierna México. Yo no tengo acceso al círculo más rico de la sociedad mexicana pero sí tengo acceso al segundo círculo político y los sé bastante torpes. Tecnócratas, por supuesto, pero no sólo eso sino también carentes de malicia y "maquiavelismo". La "Teoría de la Conspiración" es un esquema muy fácil de vender porque no se puede probar, pero tampoco desmentir y es MUY cómodo para explicar cosas malas. A favor o en contra. Es un argumento tramposo, no una razón. Y es la base de su argumentación, su primer punto. Es como Dios, que no necesita explicación. Es muy interesante que el Peje no considere que también enfrentó a los que, solamente por ideología o visión de país, opinamos que su propuesta era mala. Él no nos enfrentó, sino solamente a los poderosos. Mjmjmm.

2. Para ellos, nuestro proyecto alternativo de nación es inaceptable. No quieren, por ningún motivo, que haya un cambio en la actual política económica y, mucho menos, que se procure el bienestar de la mayoría de los mexicanos.


Ok, ya establecí que la base de su argumentación no es una razón sino un dogma, pero como los abogados, suponiendo sin conceder que la teoría de la conspiración es real y fuente de los agravios nacionales, dice el Peje que, más incluso que conservar el modelo económico, lo que los que gobiernan en realidad el país no quieren es que se procure el bienestar de la mayoría de los mexicanos. Es decir, que los nefastos y perversos "señores del poder" son, además, implacables inhumanos que no quieren que los mexicanos tengamos bienestar. Así, sin más, nos desean lo peor.

3. Este grupo de intereses creados hicieron todo para impedir nuestro triunfo. Pero ni la manipulación ni la guerra sucia ni el dinero les permitieron ganarnos limpiamente. Por eso tuvieron que recurrir el día 2 de julio a la falsificación de actas y alterar burdamente los resultados.

El burro hablando de orejas: No es manipulación decir que "Primero los Pobres" y gastarse millones en un distribuidor vial al poniente de la ciudad que pudieron gastarse en proveer de agua potable a millones de pobres en el oriente de la ciudad? La propaganda política, toda, es manipulación. El Peje reutilizó el término "guerra sucia", acuñando en los 70's cuando el régimen priísta mataba sistemáticamente a sus opositores, emanados del movimiento del 68. Ahora la guerra sucia es, por igual, el asesinato que la campaña de medios. Mjmjmj.

Y cierra magistralmente diciendo que el 2 de julio se falsificaron actas y se alteraron burdamente los resultados. ¿Cuántas actas se falsificaron?, las 72 mil de su demanda?, ¿Las 11 mil que mandó contar, en principio, el Tribunal?, las 113 mil casillas instaladas? Un poco de "datos duros", siendo que es una carta y no una arenga o un mitín y está dirigido a quienes, como yo, pensamos diferente de él, ayudaría a una discusión más sana.

4. Aunque la campaña en contra versa sobre nuestra terquedad e intransigencia, lo cierto es que desde el principio hicimos una propuesta mínima, sencilla y racional para salir del conflicto en el que nos metieron. Inclusive, en una carta le plantee al candidato del PAN que si aceptaba el recuento de todos los votos y él salía triunfador, nosotros íbamos a dejar de convocar a movilizaciones.


Veamos, yo quiero la paz del mundo. Así, en minúsculas, pero en todo el mundo. Yo eso quiero. Es muy sencillo decirlo. Es deseable, muy deseable. Es moralmente correcto. Es necesario. ¿Es posible?, La paz del mundo, es posible?. Eso conforme a lo "sencillo" de su petición (hay un buen artículo en La Jornada de hoy al respecto)

Y luego ha repetido (provocando hábilmente y eso sí que lo reconozco) que pide que el candidato del PAN acepte el recuento. Y si Felipe lo aceptara serviría de algo?, por lo que he leído, si el Tribunal no lo ordena, sólo un procedimiento vía el IFAI (vía BeamTV) podría hacer que se abrieran los paquetes con las boletas electorales. Felipe, tontamente, ha dicho que no es necesario el recuento. Si bien yo opino como él, a Felipe no le quita nada decir "ok, que se cuenten". Felipe no manda en las boletas electorales (ni en ningún lado que no sea, ahora mismo, su equipo de campaña y la educación de sus hijos). Si Felipe dice "que se cuenten" da exactamente igual. Los paquetes electorales son responsabilidad del Ejército!, alguien cree que un general se va a arriesgar a abrir las cosas esas sin el respaldo jurídico suficiente?

5. Sin embargo, nuestra propuesta de voto por voto, casilla por casilla, ha sido rechazada. Actualmente, el tribunal sólo aceptó abrir 9 por ciento de las casillas a pesar de que presentamos pruebas de irregularidades o errores aritméticos en 72 mil actas de escrutinio.

El Tribunal apenas falló lo que se persigue de oficio, no ha actuado sobre las demandas específicas. Pero como es bueno para la demagogia y para "mantener vivo el movimiento" pues de una vez vamos ahorrándole a la gente que se entere cómo funcionan los procedimientos jurídicos y digámosles que ya nos dijeron que no aunque todavía no termine el proceso.

6. Lo cierto es que no aceptan la propuesta de transparentar el proceso electoral, porque el candidato del PAN no ganó la elección presidencial y ellos lo saben. El que nada debe nada teme. Lo más lamentable es que quieren imponerlo a como dé lugar.

¿No aceptan el conteo y por lo tanto saben que no ganó?, o sea, ¿cómo? El que nada debe nada teme?, ese es el argumento?,

7. Ante esta situación, como se comprenderá, no podemos quedarnos con los brazos cruzados; tenemos la obligación de defender la democracia y todo lo que ello implica.

Israel dijo que Hezbollah estaba muy cerca de sus fronteras y que, por si las moscas, mejor invadían Líbano para no ser atacados. Se llaman "ataques preventivos". Como la pobrecita democracia mexicana estaba a punto de ser atacada por el perverso Tribunal, en lugar de seguir los caminos jurídicos y una protesta y un movimiento moderado, lo ideal es radicalizarse de una vez, antes de que las cosas se puedan resolver de manera política. No, don AMLO, usté dice "como se comprenderá" y yo, en la mejor lógica posible, no lo comprendo.

8. La verdad es que no queremos dañar a nadie, pero nos han obligado a hacer uso de nuestros derechos ciudadanos y llevar a la práctica acciones de resistencia civil pacífica.

O sea, como el Tribunal ya falló y los cauces legales y políticos ya se agotaron, nos vamos a la resistencia civil pacífica? Ah, no, es que nomás los han obligado los perversos malosos a dañarnos (sí, hay una aceptación tácita de que hay daño).

9. Permitir la imposición significa aceptar que la democracia es una farsa y que unos cuantos van a seguir decidiendo, de acuerdo a sus intereses y conveniencia, el destino de la mayoría de los mexicanos. En el fondo, quieren que aceptemos sin chistar la desigualdad, la pobreza, el desempleo, la migración, los salarios de hambre, el cierre de espacios para los jóvenes en universidades públicas, la aprobación del IVA en alimentos y medicinas, la privatización de la seguridad social, de la industria eléctrica y del petróleo, y permitir que den el golpe definitivo a millones de productores con la libre importación de maíz y frijol del extranjero. En fin, con la imposición no habrá remedio para los males de muchos mexicanos.

Condenados estamos. Yo soy el Camino, La Verdad y La Vida, nadie llega al Bienestar sino por mí.

10. Por eso me dirijo a ustedes, para explicar nuestras razones. No importa que no hayas votado por mí o que no estés de acuerdo con nosotros; queremos que conozcas, de manera directa, nuestro punto de vista. Y si compartes nuestra manera de pensar y de ser, ayúdanos a dejar a salvo la democracia, que para muchos mexicanos es un asunto de sobrevivencia.

Si quieres y si puedes, te invito a la asamblea extraordinaria que llevaremos a cabo el domingo próximo, a las 11 de la mañana, en el Zócalo de la ciudad de México.

Un saludo fraterno

Andrés Manuel López Obrador

Candidato a la Presidencia de la República de la Coalición Por el Bien de Todos


Gracias Andy Manolo. Si me es posible intentaré ir a la asamblea extraordinaria. Me gustaría poder platicar con alguien sobre esto que aquí he escrito. Sé que es muy dificil que nos pongamos de acuerdo, pero, eso sí lo concedo, hay que hacer todo lo posible por intentarlo.

Armando Samano lo opinó a las 2:18 p.m.

martes, agosto 08, 2006

Frustraciones 

    
Antes de venir en la mañana al trabajo ví el inicio de lo que yo considero uno de los peores programas de la TV mexicana abierta, Hoy (podría llenar un blog entero de las razones por las que pienso eso, pero no es mi estilo) y los cables se me cruzaron durisimo cuando el "maestro de yoga", después de enseñar sus ejercicios (en forma de espectaculares pectorales que han de poner bastante excitadas a las amas de casa solitarias en las mañanas) dijo una perla de sabiduría (es sarcasmo, aviso) "tú qué prefieres? tener la razón o ser feliz?"

Como todo buen gurú, el tipo no dio la respuesta sino que dejó que cada quien "la buscara dentro de sí mismo", pero raudos y veloces los conductores opinaron: "WOOOWW!!, qué sabiduría!, claro que es más importante ser feliz!, qué importa tener la razón frente a ser feliz???".

René Drucker, un prohombre de ciencia en México que ha sido furioso defensor de AMLO durante su campaña apunta en su editorial de La Jornada de hoy algo que, en el fondo, es similar: "Las razones no importan, cada quién tiene la suya". Algo conozco y sé del trabajo científico de Drucker y es lo único que me detiene para mentarle su madre. Si un científico que se supone trabaja para eso, para La Razón, opina que cualquiera puede tener la suya y que eso "está bien", no hay duda de porqué "estamos como estamos".

Si de entrada le concedemos tan poco valor a La Razón, (y entiendo que este dilema es una parte de la división Oriente-Occidente y del positivismo y todo ese pedo gigantesco que hay en la filosofía y en la sociología) entonces, más bien, deberíamos hacer lo que Dante cuando entró al Infierno: "abandonad toda esperanza". Leo gente de izquierda que busca acercamientos como Marco Rascón o Roger Bartra y que lo hacen con una honestidad intelectual primero, pero también ideológica que es impecable y veo que no tienen interlocutores ni dentro de la izquierda ni, por supuesto, de este lado de la barda. Y es que todo esto está tan claramente manchado por la ambición de poder más allá de la razón que sólo así se explica la absoluta sinrazón de todos los actos y declaraciones de esta gente.

No es mi estilo ahondar en lo evidentemente absurdo y podrido de las situaciones públicas. Alguna vez me dijeron que este blog es un lugar donde se respira optimismo y es que en realidad soy optimista, no dejo de buscar ese acercamiento y leo esperanzado esas pequeñas voces que buscan el acercamiento y trato de que sea la mía una de esas (mucho más modesta, lo entiendo también) y veo que el sentimiento de frustración que traigo es compartido y anda por algún otro lado (excelente post, lo recomiendo mucho), aquí mismo en la blogocosa y, supongo, sé, también en la calle, en el microbús o en el tianguis o el supermercado.

Y no me rindo, y seguiré intentando buscar La Razón, sé que hay lugares mejores que este y que llegar a donde están les costó justo eso, buscar (y en muchos casos encontrar) La Razón.

Armando Samano lo opinó a las 11:58 a.m.

lunes, agosto 07, 2006

El político gris y el racismo 

    
Llevados todos a los extremos por sus opiniones y exacerbada la violencia en varias partes del país, el político gris no sabe ni cómo acceder al poder. Se dice que llora en privado por lo complicado de la situación y que añora a su maestro y su sabio consejo en estos tiempos donde todos tienen opinión, todos tienen ideologías, todos tienen ideas, y al parecer nadie tiene razones.

El tiempo sigue y el plazo se cumple. Apenas recibe el poder y la crisis estalla. Reuniones en el cuarto de guerra porque la situación es mucho más complicada de lo que se veía antes de tomar la presidencia. Los adversarios políticos actúan por lo oscurito y sin dar la cara y mandan a un mártir al matadero. El mártir parece ser el mismo verdugo, el que ocasionó todo el problema.

El país terminó el sexenio de Ernesto Zedillo con buenas calificaciones en lo económico y en lo político. El "buen chico con buenas calificaciones" incluso aprobó en Democracia, la materia que le faltaba al empezar y sobre la cual Diego Fernandez de Cevallos le echó la maldición. No pudo desarticular la estructura de poder salinista, pero la mantuvo contenida adecuadamente. En lugar de tomar grandes acciones como su antecesor se limitó al ejercicio del poder de forma firme y austera. Nadie lo acusó de ladrón a él o a sus colaboradores, habiendo dejado Salinas poco o nada para robar. Supo aprovechar una coyuntura internacional favorable y el país creció en lo económico más allá del natural rebote después de la caída del 94.

El problema económico de 1994 es, en 2006, político. Muchos señalan, con razón, que nadie defiende a Calderón sino que solamente se ataca al Peje. La principal característica por la que yo voté por Calderón y por la que creo que es el menos malo es igual que la de Zedillo: En una mala democracia como la mexicana, llena de trampas y con un público manipulable, un político correcto y gris es preferible a un lider carismático, que fácilmente puede caer (o cae, está documentado) en la tentación de manipular a su electorado. Y en un país como México, un político gris pero inteligente y capaz es más benéfico que un líder carismático. Y no pienso en AMLO sino en Fox, como líder carismático.

En una muestra más de nuestro racismo ya se cocinan teorías sobre el biotipo de ambos caracteres. Hay una identificación sobre el orden y una identificación sobre lo que se opone a ese orden. Estamos en la plena confrontación de órdenes. En diciembre de 2000, Al Gore declinó llevar más lejos la pugna electoral y se plegó a la decisión de la Suprema Corte gringa, injusta como fue la decisión.

AMLO dice que las instituciones en México no sirven justo por eso, porque tienen tradición de injusticia. Buscar la justicia dentro del "orden establecido" es la suprema utopía. El verdadero luchador rebelde no acepta las reglas del orden establecido y no compite en competencias en las que puede perder por virtud del orden establecido. Pelea por fuera, desde la marginalidad del orden (cfr. el Sup Marcos). El declararse rebelde "dentro del orden" es una forma de incompatibilidad. La lucha de AMLO está perdida por no respetar esas reglas naturales.

Se habla de la polarización exacerbada por la campaña del miedo de Calderón. La campaña del Peje fue polarizadora desde el principio, desde que habló de que primero eran los pobres por el bien de todos, dictando cátedra de que somos diferentes. Y lo único que hicieron los publicistas calderonistas fue aprovechar el efecto "us and them" para decir que AMLO nos estaba separando (cosa que sí hacía). AMLO cayó en el garlito y, en la campaña, lo escuché decir que "tengo que aguantar muchas cosas por el bien de ustedes los pobres, me tengo que aguantar".

AMLO sí está convencido que somos diferentes y eso es lo peor de su visión. Somos mexicanos todos y unos pobres por muchas razones diferentes (no todas las razones son la explotación del rico) y otros, algunos, ricos por tranzas. Se critica el miedo de la clase media y en realidad la clase media de este pais no alcanza para justificar el tamaño del miedo que se vio en las votaciones. Y menos si se considera que buena parte de la clase media joven e "ilustrada" del país sí votó y sí sigue a AMLO con particular desenfreno y entusiasmo. El miedo fue relativamente fundado porque mucha gente vio un tipo desequilibrado que dice que somos pobres porque los ricos nos oprimen, pero muchos pobres votaron contra él porque saben que no solamente son pobres por eso.

Salida a la crisis política?, creo que habrá una estrategia de fuerte inyección de dinero (dinero que sí hay, gracias al petróleo), para que la gente se sienta bien y con pocas ganas de hacer una revolución. Hay apologistas que ya hablan del ciclo de los 100 años (1810, 1910) pero creo que, si de revoluciones se trata, lo mejor es consultar a los expertos (aquí iba una cita que no encuentro por ningún lado donde el Che Guevara declaró que en un país donde exista un mínimo orden democrático la revolución socialista no era viable). Y sin embargo, sí habrá de verse una crisis social fuerte, profunda, más de lo que muchos desearíamos por lo fútil que será, principalmente.

Armando Samano lo opinó a las 11:28 a.m.