There is no such thing as WOM

miércoles, noviembre 30, 2005

¿Hasta dónde alcanzo si me estiro? 

    
Si me estiro puedo llegar lejos. Puedo buscar blogs indonesios o filipinos redactados en un inglés poco o nada comprensible. Si me armo de paciencia y llego a estirar el tiempo puedo tratar de leer blogs franceses, o Le Monde. Pedirle a Google que me traduzca algún blog alemán.

Si me estiro puedo concluir que no necesito perdonar a mi padre por nada. Él ha arreglado ya sus propias cuentas y vive sin poder ver a sus hijos. Lo que ahora padece, como lo que antes padeció, no es consecuencia de sus actos anteriores, sino de sus decisiones actuales. Hay cosas que no puede cambiar, pero las que sí puede no ha querido hacerlo.

Si me estiro puedo tratar de hacer un manual para vivir la vida feliz y hacer mucho dinero con ello.

Si me estiro puedo conservar amistades que no me interesa conservar, convivir con gente que no quiero convivir, trabajar con gente que no quiero trabajar.

Si me estiro alcanzo a ver desde arriba, las cabezas, las azoteas. Desde adelante, los tiempos y los destinos. Lo que pasará por lo que ya pasó.

Si me estiro logro entender algo de la música del 100.9, pero no logro que me guste.

Si me estiro llevo a más las ideas que brincan como chapulines, la necesidad de repetición y la no necesidad de repetición. Las canciones que escuchamos mil veces y las que, gustándonos, nos basta con una vez cada tres años para seguirlas queriendo.

Tal vez por eso las amo tanto. Si me estiro, Edith y Jimena están ahí. Si no me estiro también están ahí. Nunca he podido decidir estirarme, nunca lo he decidido. Cada vez que me estiro es porque la vida me pone en el potro. Creo que no me gusta decidirlo pero sí me gusta que pase.

En realidad me gusta amarlas sin estirarme.

Armando Samano lo opinó a las 10:39 a.m.

martes, noviembre 29, 2005

Alguna vez fui poeta 

    
(aquí iba un post que describía el proceso que viví para transformarme de cursi y solvente poeta preparatoriano a bloguero que gusta de la redacción de prosa en forma de notas instantáneas pero atemporales)

Nomás que no tengo tiempo de hacerlo como se debe. Y dejo este post para recordármelo.

Quizá para recordarme que no quiero escribir "Alguna vez fui bloguero"...

Armando Samano lo opinó a las 4:03 p.m.

jueves, noviembre 24, 2005

Actualización 

    
La reunión del post anterior se cambia, por motivos de agenda de muchos, a las 9 am. Mismo lugar, Nuevo León 115, Col. Condesa, ojalá nos puedan acompañar.

Armando Samano lo opinó a las 1:57 p.m.

miércoles, noviembre 23, 2005

Pre-Concilio 

    
Al no haber podido coincidir con los días económicos de Semidiós, Chango100, Manuel Lomelí, de visita en Chilangia, y este humilde servidor nos permitimos invitarles a una reunión familiar disfrazada de sagrada ceremonia batiana para discutir puntos absurdos y bobos que abarcan desde el estado del arte (según Replicante) hasta la ausencia de mujeres guapas en DF (según el mismo Chango100).

Tal evento está programado para el sábado 26 de noviembre en El Péndulo de la Condesa (Nuevo Leon 115, colonia Condesa), la cafebrería bastante famosilla por acá por Chilangia. La idea es llegar a las 10 am, desayunar, hurtar libros, cd's y dvd's y huir a buena velocidad. Todos los que puedan llegar están invitados, es solamente una reunión informal para aprovechar la visita del Sumo Pontífice a esta tierra de Batio.

Armando Samano lo opinó a las 4:37 p.m.

martes, noviembre 22, 2005

Sucedáneos, falsificaciones y otras trampas de la fe 

    
Ya tiene más de un año que mi carnal Semidiós osó profanar la cultura gastronómica chilanga lanzándose duro y macizo contra la sagrada guajolota (aka Torta de Tamal con Atole Champurrado a punto de Hot Cake)

Hoy, en un nuevo desafío ha lanzado sus envenenados dardos paceños contra otro titán de la nutrición chilanga: El Taco de Alambre.

Es sabido por todos los fanáticos de las garnachas que el taco de alambre es el ideal para bajar los remordimientos de conciencia por comer solamente carbohidratos y alguna variante poco conocida de proteínas que, imagino, debe tener el misterioso "bistec" con el que se hacen los alambres (ah!, y la grasa del tocino). Bueno, como sea, la sensación de comer algo "verde" se satisface con el bienamado pimiento y, para que a la vista resulte más atractivo, se suele acompañar con el pariente rico del pimiento verde, el rojo.

La mezcla de sabores que esto produce es ciertamente exquisita y cualquiera que lo haya probado da fe del hecho, y esa es la verdadera razón de su éxito. Semidios, en su natural arrogancia, insiste en que no, que el ingrediente "natural" de los alambres son los chiles verdes y que el pimiento queda descartado por no ser picante.

Es claro, y quedó demostrado desde hace tiempo, que Semidiós posee grandes cualidades pero que una de ellas NO es su sapiencia gastronómica. Decir que el alambre auténtico "debe llevar" chile verde es como decir que la langosta se debe comer en tacos con frijoles (Salvador Leal terció). Es claro que el alambre "puede" llevar chile verde, en lugar de pimiento, pero la combinación resultante tendrá un sabor combinado más cercano a los chiles rellenos que al magnífico alambre.

En el colmo de su arrogancia, Semidiós acusa a los chilangos de tergiversar la cocina universal cuando el que vive en el error de creer que la mayoría de la gente come alambres con chile verde "en lugar de" pimiento, es él. Si bien es cierto que Maese Portero se puso de su lado en los animados debates previos a este post, los datos hasta ahora recabados no son concluyentes.

Es por eso que, mediante este comunicado oficial, se invita a toda la comunidad bloguera de México a opinar al respecto para zanjar de una vez por todas este asunto de gran importancia para el desarrollo de México.

Armando Samano lo opinó a las 3:27 p.m.

lunes, noviembre 21, 2005

Infonomics 

    
Semidios me decía que el veía bien el asunto de las laptops de 100 dólares pero le preocupaban las repercusiones que podría tener el asunto en el ámbito de la distribución. Es decir, que el reparto no fuera justo (cuándo un reparto es justo en México) y que se traficara con la oportunidad.

Aquí es donde mi "yo, capitalista" brilla mejor. Mi propuesta es, justamente, que la compra sea de un volumen tal que evite esos problemas. Veinte millones de laptops son muchísimas, demasiadas. Tantas, que harían que el "mercado negro" o el traficante de favores perdiera sentido. De valer cien dólares llegarían a valer cero. Se volverían tan fáciles de conseguir que no tendría caso traficar con ellas. Y debería ir acompañado de una campaña mediática que hiciera palidecer de risa al maldito Teletón: "Las laptops son para los niños", debiera ser el mantra con el que desayunaran, almorzaran, comieran, cenaran y cogieran todos los mexicanos. Si 20 millones de laptops no son suficientes (estoy pensando en el número de teléfonos celulares, más de 30 millones ya) entonces que sean 50 millones. La inversión sólo tendría sentido así, neutralizando los posibles vicios que se generaran por la distribución.

El Conde de Almaviva apunta, por su parte, que Internet no es una "necesidad esecncial". Mi propuesta de las laptops debería aplicarse, creo, a la franja de 50 millones de mexicanos que, siendo muy pobres, no son paupérrimos, franja que abarca, según la Sedesol, aproximadamente 16 millones. Por supuesto que si cualquier persona de esa franja desea acceder a una, debe proporcionársele sin demora. Pero coincido que la laptop es un poco menos esencial que comer y tomar agua limpia. Es necesario sustituir o dotar de alternativas a la gente de lo que actualmente "come" en cuanto a entretenimiento. Internet tiene infinitas posibilidades, no solamente TV Azteca o el Canal de las Estrellas. Internet se aprende solito. Yo he visto a los niños manejar con enorme destreza el navegador de Internet sin tener apenas noción de lo que están haciendo.

Pepo se preocupa por los contenidos (también por lo de la luz, pero si se observa, la computadora está diseñada para recargarse de energía manualmente). Mi experiencia con niños (mi hija, mis sobrinos, familiares todos cercanos, todos con diferente antecedente socio económico) es que los contenidos se cuidan solos. Pretender controlar los contenidos no es sólo anacrónico sino imposible. Lo que habría que hacer sería rediseñar por completo la forma como se concibe la educación pública. Hay suficientes contenidos en Internet para que la propia "vida del conocimiento" se abra paso entre los chavos. Se ha criticado mucho la Enciclomedia pero a mí me ha tocado ver los contenidos del sistema y son bastante buenos. El problema es que es el mismo modelo educativo: maestro-alumno. El conocimiento, gracias a internet, es ya un commodity, ya no se trata de que sea dificil conseguirlo. Es dificil distribuirlo y hasta antes de esto, se necesitaban laptops muy caras o maestros muy idiotas. Esa es la gran virtud de este proyecto, la posibilidad de eliminar esos costos y esos "intermediarios" de conocimiento. Sé que no se debe generalizar, pero de verdad que el promedio de maestros de México no cuentan con las habilidades que requiere ese nuevo modelo educativo. Lo bueno es que con ese modelo ya no es necesario que sean ellos los que "manejen" el pizarrón, sino que solamente se necesita que vigilen el proceso de autoaprendizaje de los chavos.

Poner una laptop de 100 dólares en las piernas de cada niño de México es pagarles, casi, la deuda de generaciones que no han tenido luz, agua, teléfono. Es enseñarles que hay un mundo diferente al que pueden acceder con preparación y trabajo. Muchos, muchísimos niños, no saben eso.

Armando Samano lo opinó a las 2:10 p.m.

jueves, noviembre 17, 2005

División digital y multiplicación de los ciberpanes 

    
Tengo la costumbre de, como abuelito, atesorar mis recuerdos en forma de objetos. Pero en realidad no poseo objetos, mis posesiones más preciadas son "propiedad intelectual": libros, discos, películas y un librero completo, retacado y atascado de revistas.

En el apogeo de la "Revolución Digital" me subí muy entusiasmado al tren. Monté mi primer red Windows NT en 1993 (ver. 3.1, la más inestable de la Historia) y por esa fecha compuse mi primer correo electrónico. Soy "novato" para los veteranos de la industria y veterano para los novatos. En 1994, la Biblia era la revista "Wired" que sacó a la luz del "mainstream media" la cultura hacker. Y en la última página de la revista estaba el Mahoma de la Revolución Digital: Nicholas Negroponte.

A lo largo de seis años, Negroponte se dedicó a predicar la buenaventura digital. En 1998, cuando la burbuja de Internet estaba en su apogeo, Negroponte dejó de escribir y predicar. Con todo el relajo que leo ahora (y que no creo una jota) sobre la Web 2.0 y ese "run-run" que lo acompaña traté de buscar qué diría mi viejo y caido profeta. Hace un mes apenas me enteré del proyecto Laptop de 100 dólares que ahora está siendo presentado en la cumbre de Naciones Unidas sobre Sociedad de la Información (site).

Lo que más me ha sorprendido es que tanto Negroponte, como el Media Lab del MIT, como la gente de Wired eran reconocidos por "thinkers" y no por "doers". Being digital es un monumento al snobismo, al egocentrismo y a la visión parcial de un mundo que costaría mucho trabajo hacer. Del "es posible" al "está hecho" hay una Historia completa de fallas e intentos.

Pero el proyecto de la laptop de 100 dólares es otro boleto. Es una posibilidad real de brindar acceso a bienes preciados (ideas, creaciones) a gente que no podría tenerlo de otra forma; es tender una gran red para rescatar talentos que de otra forma estarían condenados al abandono. Cuando yo tenía 20 años ya era fan de Star Wars pero comía con 5 pesos diarios y ni en sueños pensaba en poder tener el sound track. Un compañero de trabajo, compadecido de mí, me grabó un cassette con la famosa banda sonora, cassette que atesoré por varios años. Lo que a nosotros nos parece cosa de todos los días, sigue siendo excepcionalmente valioso y extraño para 5/6 de la población mundial.

Si el proyecto pasa a la fase de "realización" creo que, por primera vez, habrán valido la pena 20 años de "propaganda digitalista". 100 dólares por laptop para veinte millones de niños pobres en México son 2 mil millones de dólares. El doble lo que nos van a costar los subsidios a los partidos políticos y la organización de elecciones en el año 2006. Hay en México dinero para hacer esa inversión. Se lo debemos a nuestros chavos. Se lo debemos al futuro. Si ya nos está tocando partirnos la madre de forma tan agresiva (somos la generación que más tiene que trabajar para ganarse el bolillo diario en la Historia de "este país") que por lo menos valga la pena.

Armando Samano lo opinó a las 11:49 a.m.

miércoles, noviembre 16, 2005

Fuera de control 

    
Comer pastel y tomar té.
Leer y olvidar
Alt+tab+n
Conectar el mouse
La memoria de 1 GB
La persistencia de la memoria
Los chismes y el cotilleo
Tacos de barbacoa
Acumular correos
Ventanitas de aviso
Engrapadoras ligeras
Perforadoras pesadas
Tengo que ordenar mi escritorio
Mantra-manía-ansia por escribir el número
Setecientos mil
Setecientos mil
Soy fan del sueño y del chocolate
No puedo con el sentimiento de que no las merezco
No es culpa, ni nada por el estilo
Es mi BIOS que no sabe aceptar tanto gozo
Sin tomar aliento estoy
Pero con Listerine me aliviano
O con Altoids, aunque son menos sanas
U2 o The Rolling Stones?
Harry Potter me va a desvelar
Jimena no duerme bien
Tenemos muchos ascos por el bebé
Voy a terminar el contrato, será una obra maestra

Armando Samano lo opinó a las 4:26 p.m.

martes, noviembre 15, 2005

Como te ven te juzgan 

    
Fox no es un estadista y creo muy pocos de los que votamos por él nos ilusionamos con que lo fuera. Lo que yo sí pensé es que era un promotor económico nato y que desarrollaría o haría que se creciera mucho la microeconomía, los changarros, formalizar un poco la mucha economía informal del país. Y pensando que hiciera eso bien podrían perdonársele los deslices que le provocara su indudablemente grande bocota (así, exagerado, como caricatura).

No hubo tal y por lo tanto sus errores como estadista, que en lo práctico tienen poca trascendencia en nuestra vida diaria (el affaire Castro-comes-y-te-vas y el actual Chavez-no-me-busques-porque-me-encuentras) se magnifican hasta volverse crisis que los noticieros y diarios adoran porque así tienen con qué llenar sus minutos y levantar su rating, caído porque los trancazos entre los precandidatos no ocurrieron (los tres grandes ganaron por knock-out) y todavía falta para que se suban al otro ring.

Me gusta el análisis que, como situación, hizo Lulú Marina, pero discrepo en algo fundamental: Que la Doctrina Estrada sea el principio rector de nuestras Relaciones Exteriores no quiere decir que la Doctrina sea correcta. Es enteramente cierto que, en formas diplomáticas, Fox no tiene por que "parlamentar" con Chávez ni mucho menos con Maradona, pero yo sí creo que Castañeda tenía un punto a su favor: En el mundo globalizado no podemos votar por aislacionismo.

Al reconocer esa realidad deberíamos, de inmediato, fijar las reglas con las que nos queremos integrar en la globalización. Pero la vocación del país, como en muchas cosas, es mixta. Hay los que siguen pensando en su parcelita y en que nadie se las vea feo y los que ya desean desaparecer las gasolinerías Pemex. Y en medio muchos, hay, somos, muchos los que no queremos (y que sabemos que no se puede) ignorar la globalización y muchos los que dicen, "ok, global, pero muy poquito, por favor". El problema vuelve a ser, como casi todo, ponernos de acuerdo.

Ese ha sido el reto al que nos hemos enfrentado en el foxismo, a no tener al Papá-PRI-Gobierno que nos decía lo que estaba bien y lo que estaba mal. Ahora tenemos que hablar Norte con Sur, Oaxaca con Chihuahua, Nuevo León con Chiapas, Del Valle con Agrícola Oriental, para ponernos de acuerdo. Y no parece que lo vayamos haciendo muy bien, sino al contrario: "Las cosas se hagan"(pensaba enlazar la frase específica en el sitio de Madrazo pero está hecho con Flash y por lo tanto, no hay enlace directo), "no soy ratero y me hacen lo que el aire a Juárez". Es decir, no se abordan los temas del otro sino la agenda particular, privada.

Armando Samano lo opinó a las 8:20 a.m.

lunes, noviembre 14, 2005

Esparta 

    
El viernes yo estaba en "punto muerto" mentalmente (o sea cero, no mis acostumbrados 50 cf y 20 libras de torque). Llevaba tres días seguidos con dos horas de sueño por día y obvio, ni todo el red bull del universo me levantaría. Así que habiendo recibido el favor del azar de tener más tiempo para terminar el trabajo que había provocado tales desveles me dispuse a acompañar a Jimena a su primer partido de basquetbol contra otra escuela, el Sagrado Corazón de Jesús (yiack!). De ahí tocaba la obligatoria comida de festejo del cumpleaños.

Fue toda una experiencia atestiguar como las organizaciones prevalecen sobre los individuos. Nos lo advirtieron en la junta inicial, el TAE es cuestión de disciplina. No me encantó, pensando que vengo de filosofía Montessori donde, no es que cada quien haga lo que quiera, sino que cada quién tiene un marco de acción individual bien definido y que debe combinarse con el general sin afectar ciertos principios básicos de individualidad.

Ni Jime ni su equipo se enteran a qué juegan, pero tienen orden. Si se trata de defender, agarran posición. Si se trata de atacar, estorban lo suficiente para que la estrella del equipo llegue hasta la canasta. Con ese orden derrotaron 4 a 0 a niñas que, durante las prácticas previas, se veían cancherísimas y todas en promedio cinco centímetros más altas, excepto la más alta. Jime jugó buena parte del partido y tuvo su buen momento cuando robó una bola y aguantó una andanada de cuatro fierecillas hasta que le cometieron falta.

Así es como el TAE ha ganado varios torneos y tienen una respetable vitrina para presumir. No me gusta reconocerme en ese espejo. Yo me considero indisciplinado por naturaleza. Pero justo ese trabajo que no terminé el viernes me tuvo ocupado todo el sábado con alto grado de estrés por la calidad del producto final. Justo cuando llegaba toda la familia a la casa para festejar el cumpleaños, tuve que poner a mis invitados en espera y terminar, con disciplina espartana, mi trabajo.

Desde niño preferí Atenas pero me impresionaba Esparta. Toda mi vida he parecido desordenado y sin embargo, si algún valor he tenido para el mundo, es el de la responsabilidad y la disciplina. No entiendo porqué estoy en esta casilla de valores, cuando me gusta más la otra, pero uno no es lo que quiere, sino lo que puede ser, como dijo el gran filósofo Pepe-Pepe.

Armando Samano lo opinó a las 3:43 p.m.

jueves, noviembre 10, 2005

Falta de ganas 

    
Las Chivas juegan cada día peor. Contra el Atlas nomás jugaron a no perder, y eso algunos de los jugadores, los que quieren que Lavolpe los convoque a la Selección. Vergara está causando mucho daño al equipo con su ego. Pero ni eso destruye la afición.

Armando Samano lo opinó a las 9:03 a.m.

Paráfrasis 

    
O como dice mi canción: "A penny for my thoughts"

Armando Samano lo opinó a las 9:02 a.m.

martes, noviembre 08, 2005

Es tan fácil vivir 

    
Cerca de casa, en la esquina de Zapata y Xochicalco hay un edificio abandonado de unos diez pisos que fue "invadido" hace bastante tiempo (más de los tres años que yo llevo viviendo ahí). Los que lo "tomaron" son presumiblemente "bases perredistas", eufemismo que sirve para designar a la gente que llena los mítines políticos a cambio de favores y gestiones que hace el partido en su beneficio. Por ejemplo, poder quedarse a vivir en un lugar que esté en disputa, o intestado o en situación de tenencia legal irregular, sin que nadie de la autoridad los moleste.

Por supuesto, como es una vivienda temporal, los ocupantes del edificio no se han preocupado por hacerle la mínima modificación y el lugar está en estado lamentable. La ausencia de higiene no solo sale por los balcones sino que la misma banqueta que rodea el edificio destaca por su puerquez, ya que en general la colonia es relativamente limpia.

En el sótano del edificio donde trabajo, en uno de los descansos de las escaleras, los vigilantes acondicionaron unos cartones para "echar la siesta". A las 7:40 am que acostumbro llegar, los cartones siguen tendidos y los vigilantes también. Es incómodo tenerles que pasar encima.

Ahora que mi suegra está mejor, la hemos invitado a pasar unos días en la casa para que descanse, ya que en su casa no para de hacer cosas y cuidar niños y preocuparse por todo mundo. Aunque tenemos tres habitaciones, la tercera está más acondicionada como "estudio" que como dormitorio. Para las visitas tenemos un colchón tamaño individual que solemos únicamente tender en la alfombra para que duerman. Mismo colchón que ahora, durante esta semana, estamos usando nosotros para que mi suegra duerma tranquila y descanse. (y ni así ganaré el concurso del nuero del año, como me dijo Salvador Leal, ya que Santiago Pando logró, al fin, la liberación de su suegra del bote, en uno de los actos más injustos ocurridos en -y por- la administración foxista)

La gente, la raza humana, nos acomodamos fácil en cualquier lado a sobrevivir ya reproducirnos. Por eso no debe espantarnos que nos matemos con tanta facilidad.

Armando Samano lo opinó a las 8:48 a.m.

miércoles, noviembre 02, 2005

Actualización veloz 

    
Gracias por su apoyo. Todo salió bien en la angioplastía realizada a mi suegra en el Instituto Nacional de Cardiología y, salvo algo demasiado imprevisto, nos la devuelven el viernes. Edith, Jimena y yo agradecemos mucho sus muy amables muestras de apoyo. Y bueno, esto es también para desear a Raúl Ramírez, de Isopixel, que está pasando las duras y las maduras igual. Todo saldrá bien Raúl, ya lo verás.

Armando Samano lo opinó a las 12:56 p.m.

martes, noviembre 01, 2005

Improvisación 

    
Como todo "math wannabe" mi fascinación por el caos me vino a temprana edad. No soy un fanático del concepto ni profundo conocedor, como en realidad no soy profundo conocedor de nada, pero sí es de mi Top Ten de ideas favoritas. Puedo decir con orgullo que es la "piedra de toque" de mi estabilidad emocional, el comprender la inevitabilidad del caos. Y en esa inevitabilidad, encontrar armonía.

Improvisación - King Crimson

Meses antes de conocer a Edith yo decidí acabar con mi celibato hasta entonces (no, no me estaba guardando para nadie, nomás no tenía oportunidades) y portarme "como hombre". Es decir, dejar de buscar enamorarme de las mujeres y conquistarlas solamente para tener frees con la mayor cantidad posible. Ya iba avanzado en trámites con dos de ellas cuando llegó Edith y torció todos mis planes de no enamorarme. Al conocerla la dije que había perturbado mi recién adquirida calma

Twist in my sobriety - Tanita Tikaram

Comentaba con Jimena la forma en la que yo aprendí inglés, lenta y penosamente, por mi cuenta y destruyendo cuatro grabadoras en el intento, de tanto regresar los cassettes para tratar de escuchar "qué dice?". Me inventaba unas letras fabulosas a las canciones que me gustaban, mucho mejores líricamente que las originales (yeah, right). Jimena estaba feliz esa noche, le encanta que le platique esas cosas mías. Y es que se las comento poco. Mi madre y mi hermana Patricia dicen que borré mi pasado como si me avergonzara de él. No, no me avergüenzo pero sí trato de escapar de la maldición de la familia: Mirar demasiado para atrás. Alguna vez sustituí "Dancing stilettos in the snow" por un "Dancing instant littles in the snow". Saber que estaba equivocado me ratifica que debo mirar hacia adelante.

Marillion - Kayleigh

Hay muchísimas preguntas, todas, mientras son preguntas, pertinentes y válidas.

Responder es nuestro problema como especie.

Y la razón por la que dominamos el planeta (mal dominado, por supuesto que lo concedo)

Armando Samano lo opinó a las 5:36 p.m.