There is no such thing as WOM

lunes, febrero 28, 2005

La dura realidad 

    
La gente en el cine nos miraba con cierto recelo. Parecía una crueldad inaudita llevar a una niña tan pequeña como Jimena a ver una película tan efectista como Voces Inocentes, una película donde la realidad come, muerde.

A partir del post anterior donde la mencioné sin reseñar la experiencia de verla y más bien planteé la pregunta básica de si se justifica que los niños vayan a la guerra hubo una reacción de un lector salvadoreño que bien pudo ser cualquiera de esos niños de la película. El enterarme y leer esa reación me hizo pensar que en efecto, vivimos tiempos interesantes.

Thomas L. Friedman, columnista de Relaciones Internacionales del New York Times, sostiene la teoría de que el orden mundial bajo el cual fue gestado y desarrollado el conflicto salvadoreño (y cientos de conflictos más del 45 al 90 del siglo pasado en todo el mundo) era un orden muy sencillo: El mundo dividido en dos y cada uno de esos dos con cabezas visibles. Un mundo de "paredes" o "murallas". Y que el nuevo orden mundial de la globalización tiene tres "dimesiones" de poder, a saber: La superpotencia Nación-Estado, que es Esados Unidos; Los supermercados, que son específicamente los grandes centros financieros, NY, Londres, Hong Kong y Frankfurt. O sea, no las trasnacionales sino los "corredores de dinero". Y una tercer categoría a la que llama "el individuo superempowered".

El individuo superempowered ya había dado señales de vida en el S. XX, pero es hasta este siglo, con la masificación del internet, en el que, según Friedman, merece ser tomado en cuenta como factor de equilibrio y poder en el ajedrez mundial. Y es en los albores de este siglo cuando demuestra su capacidad de retar y dañar a la única superpotencia sobreviviente en el sentido estricto de "Estado-Nación". Y obvio, el Estado-Nación tiene una costumbre histórica, de más de 30 siglos, de luchar contra iguales. Y aunque ensayos como las guerrilas salvadoreña, vietnamita, coreana, y muchas más habían dado pistas de cómo serían esas guerras actuales, nada podía preparar el Estado-Nación a luchar contra un individuo. Friedman aduce que la lucha contra un individuo de esos debe dirigirse desde el propio país que le da cierto cobijo. Todas son aproximaciones y el mismo analista lo reconoce.

Jimena lloró bastante con la película. Lloró más de miedo que de tristeza. Esas cosas no son para aprenderlas con la razón, es para entender el sentimiento de frustración e impotencia y saber que sólo la libertad personal es importante. La película es pontificadora por necesidad, pero no abunda en el melodrama. Tan así que Jime supo decirnos, al final de la película: "Papá, sí lloré y me puse triste y todo, pero también, pues... es una película, no?"

Mi trabajo con Jimena es formarla con una conciencia. Una conciencia que incluya la configuración de las tres dimensiones de poder con las cuales tendrá que interactuar, porque yo crecí y fui educado con una mentalidad de "cortina de hierro" y por eso me entretengo tanto con las . Ella llama "Humanidad Mini" a todos sus colegas de edad. Tiene el sentido de pertenencia de vivir en un grupo demográfico diferente, especial. La formación del individuo pasa necesariamente por la identificación y el sentido de pertenencia. Pero nunca como ahora tiene valor (real o potencial) el individuo, la entidad creadora individual, en oposición o contrapeso al rebaño en general.

Armando Samano lo opinó a las 5:27 p.m.

viernes, febrero 25, 2005

Ellaborating on AMLO 

    
En la "fiesta" de fin de año del 2004 de la oficina mi T610 (sí, no soy tan geek, tengo un viejo T610 como celular) sufrió un daño en medio de la borrachera. Un compañero de trabajo de cuyo nombre no quiero acordarme tuvo a bien meter a bucear a mi incompetente teléfono "portable". Al no saber ni flotar, sufrió el famoso corto circuito que le ocurre a cualquier dispositivo electrónico en contacto con ese nocivo elemento que Tales de Mileto creía que era el origen de todo, el agua.

La fabulosa tecnología GSM hizo que aunque el celular se mojara, yo pudiera seguir gozando de los privilegios de tener un número celular pagado por la empresa (o sea, que puedo usar cuando y para lo que yo lo quiere y no tengo que pagar por él). Simplemente puse el chip en el N-Gage de Jimena y listo. Dejé a mi hija sin juegos por un mes, ni modo... Mi jefe me odió durante todo enero por traer ese modelo "tan ejecutivo".

Conseguir que mi compañebrio afrontara su falta y me pagara por el celular (mi jefe atestiguó el hecho y dijo que la empresa era barco, pero no Titanic) fue una historia digna de otro post, pero después de 40 días, aprox, conseguí que me pagara por él. Las alternativas eran volver a contratar 12 meses con Telcel y pagar 1,750 pesos o conseguir un modelo igual, "de medio cachete" (usado, pues) y pagar por él. Resulta que a mi hermana Patricia se le vencía su plan en enero y como le gusta andar "a la última moda" decidió vendérmelo y hacer que Telcel le "regalara" (es un decir, para las tarifas que cobran no aplica decir "regalo"). Sí, Patricia tenía un T610 idéntico al mío y eso que ella no es "power user" como se supone que yo soy.

En fin, mi caritativa hermana aceptó venderme su viejo celular en poderosos mil varos y yo, habiendo cobrado dicha lana de mi partner, pues no tuve problema en pagárselos. Pero el viacrucis vino cuando ella quiso renovar su celular y su contrato en uno de los Centros de Atención a Clientes de Telcel (aquí debería ir una liga, pero el website no tiene las direcciones de los centros, funny, no?). Edith y Jimena fueron el domingo del Super Tazón al rancho de mis suegros y yo me quedé "quesque a descansar" y a ver el famoso super partido. Ni siquiera me levanté tarde, puesto que tuve que llevarlas tempranito a un punto de intersección con la caravana familiar, y entre trámites diversos (boletos de avión, peluquería, reparación de nave terrestre) se me fue medio domingo. A las 3 pm me ví con mi hermana y buscamos uno de esos "Centros de Atención" (así les pusieron ellos, yo estoy en sumo desacuerdo con ese nombre).

"No señorita, ese modelo no lo tenemos ahorita aquí, justo apenas se nos acabó" - Ya sabrán, el eficiente empleado con cara de "no hay". Nos informa el brillante empleado que en el de Perisur sí había existencias. Bueno, pues vámonos a Perisur. Los Centros de Atención operan de forma muy chistosa, puesto que hay que hacer fila para poder hacer fila. Es decir, tienen un área de "recepción" en la que uno tiene que medio explicar su problema para que determinen si es uno digno de ser atendido por ellos. No, ya en serio, se supone que es un punto inicial para que la gente pueda ser atendida según su asunto y así evitar una fila única para los chorropotomil trámites que puede ser que uno necesite hacer. Obvio, el sistema es una porquería y uno, al ver el lugar atascado de gente (y sin aire acondicionado) sabe a lo que se expone.

Puesto que nos dieron un número al que le faltaban 30 turnos por delante, nos dirigimos cómodamente a otra empresa del Rey Midas, Mixup, para hacerle más gordo el caldo a ese cabrón. Nos dio tiempo suficiente de buscar, babosear, escuchar, y, sí, oh desgracia!, hasta comprar. Un DVD y un CD, nomás. Bueno, yo, mi hermana seguro compró más cosas, ya ni recuerdo.

Regresando al famoso Centro, sí, adivinaron, todavía faltaban 10 personas para ser atendidas antes de nosotros. Pero los hados fueron favorables y, redepente, nos ayudaron con cinco turnos seguidos sin que alguien se presentara a reclamar su asunto. Y al llegar "a la ventanilla 8", el resultado era harto previsible: "Ya no tenemos ese modelo señorita". Y bueno, qué otros modelos tienen?, "ah, pos todos estos" y sale tremendo mamotreto de fotocopias con un chingo de modelos. "tiene este?", "no, también se nos acabó", "y este?", "no, que cree que no nos ha llegado", "y este otro?", "ay señorita, ese ya está descontinuado" ....

Sí, CARAJO, 3 horas ahí, para que no tuvieran nada de lo que a mi hermana le gustaba. Así que otra semanita condenado al N-Gage. Ya hasta me estaba gustando el aparatejo. Fin de semana siguiente y ahora en el centro comercial favorito de la familia Sámano, Santa Fe. No nos podía fallar, nos dijimos todos. Diligentemente hacemos nuestra fila para la fila, calculamos el tiempo y los turnos pendientes y nos vamos a Zara a cambiar un trapo que se compró. "Señorita, aunque el centro cierra a las ocho, yo a las siete en punto cierro y no dejo pasar a nadie, eh?", "Sí Poli, no se preocupe, ya sabemos todos como son ustedes de juiciosos y con criterio".

Sí wey?, 7:01 en Zara: "Hermana, yo termino de pagar esto, vete en chinga al Telcel porque te lo cierran". Llegamos al Telcel Edith, Jimena y yo, y venía Paty con su cara de derrota, Telcel 3 - Patricia y Armando 0.

Finalmente, en la quinta visita a un centro de servicio, una semana después, Paty logró cambiar su celular...

Para rentar el coche acá en USA tuve que hacer lo que, por flojo, no había hecho en México: Renovar mi licencia de conducir. Traía mi licencia "vencida" desde hace... este... pues... 4 añitos nomás...

El sábado 19 en la mañana le digo a Jime "Me acompañas a sacar mi licencia?", "no, mejor voy con mamá al changarro", "Le está dando clases a XXX (niño que Jimena no soporta)", "bueno, mejor voy contigo". Entro a Internet, obtengo mi "línea de captura", la imprimo y saco chingo mil copias de los dos documentos que me pedían, ID oficial y comprobante de domicilio. Bien armadito de trámitología me dirijo al Centro de Atención de la Tesorería del DF en la Mega Comercial Mexicana de Miguel Angel de Quevedo. Llego a cualquier caja y pago mis derechos por mi licencia "eterna" (no se vence, se supone). Cuatrocientos pesitos, una lanita, pero por una licencia eterna bien lo vale.

Subo al famoso centro y veo el mismo sistema: fila para la fila. "Estoy detectando un patrón". No shit Sherlock!. En fin, me dan mi turno, faltan, sí, 30 personas de ser atendidas. ¿Quieres un helado Jime?, "sí papá". Nutrisa de yogurth con chocolate, granola, más chocolate y chispas de chocolate. "¿Deja vamos a ver cómo avanzan los números, sí Jime?, "sí papá".

Faltaban cinco números para mi turno. Nos sentamos en una banquita cercana, Jime avanzó con el helado y presto, nuestro turno llegó. "Buenos días Señor Sámano, me permite sus documentos?". "Aquí estan todos, mi pago, mis copias de mi graduación del kinder y mi examen de VIH prematrimonial". "No señor Sámano, con los originales de la identificación y comprobante de domicilio es suficiente, aquí los 'escaneamos'". Y yo con una cara de perplejo y de "ah chingá, chingá". Cinco minutos después salíamos Jimena y yo del Centro de Atención con mi licencia en la mano.

Telcel es parte del grupo empresarial privado más poderoso de México y propiedad del hombre número 17 en la lista de Forbes de los más ricos del mundo. Carlos Slim ha apoyado a AMLO en la reconstrucción del Centro Histórico y la verdad les está quedando chulo de bonito el lugarcito. Es la bandera del Peje para decir que sabe convivir con el sector privado. Telcel es increíblemente ineficiente. El Gobierno del DF, en el área de Licencias de Conducir, es fabulosamente eficiente.

No es secreto que no comulgo con el Peje, ya lo he dejado claro aquí. Con la pura inseguridad que se sigue viviendo basta y sobra para ilustrar en lo que NO es bueno el tipo. Pero al contrario de la mayoría de la gente de mi "estrato socioeconómico" yo no creo ahora que la llegada del Peje a la Presidencia (cosa que seguro ocurrirá, ya lo dije por aquí alguna vez) vaya a ser un desastre para le país. No puedo, honestamente, creer que AMLO será una especie de "Felipe González" para México que traiga lo que se supone que es la "izquierda moderna". Pero a juzgar por el Centro Histórico, la atención en la Tesorería, el segundo piso del periférico y los "pejepuentes", habrá cosas buenas en su sexenio, cosas mejores que las que tenemos ahora. Será el Peje, como Fox en el 2000, el "menos peor"?, hasta ahora todo apunta a que sí. Tiempo al tiempo.

(Dedicado al Médico Verde que me dio un buen regaño por andar de batiano y a Maese Beam que también discrepó de mis AMLO bashings)

Armando Samano lo opinó a las 8:54 p.m.

miércoles, febrero 23, 2005

Fetos y tumores 

    
Con mi abstinencia forzada por el trabajo del último mes he descubierto la nueva especie de mis pensamientos: Los fetos. Abortos con segundos, a veces minutos de gestación que, sin útero ni incubadora mueren antes de ser. La idea de asociar el tocino con el filete para cocinar el mignon de post que siempre quise escribir me ha ocurrido con demasiada frecuencia.

Tengo también en la cabeza posts como tumores. Hechos bola en el neocórtex, supongo, no dejan que los pensamientos aislados circulen libres, ni tampoco terminan por buscar la salida a mis dedos (o siquiera al esfínter, como pedos). "Esto merece un tema", "este es tema para post", "debo escribir sobre los homosexuales", "quiero opinar sobre Zapatero", "necesito apuntar lo que hoy pienso de Big Brother".

Y ahora, entre Peter Gabriel y Paul Simon me tienen haciendo mi ejercicio de introspección básica. Preguntarme cómo estoy, cómo me siento hoy. Contestándome que me siento bien y que ahí viene el diluvio y que sólo me proteje una burbujita y que dentro de ella me siento niño.

If you don't get given you learn to take. ¡Cómo he llorado con esa puta frase! Como todo chavo que se quedó sin padre después de haberlo tenido no puedo superar mi sentimiento de orfandad.

Sí Armando, ya es hora de tomar, de aprender a tomar lo que es tuyo. Ya estoy en el mostrador, ya entregué el cheque, verifiqué los fondos.

Tómalo, es tuyo, lo ahorraste y ahora toca cargarlo.

Armando Samano lo opinó a las 11:16 p.m.

Zadok el sacerdote 

    
Entiendo que el actual "tema musical" (o himno, algo así) de la UEFA Champions League estuvo inspirada en una obra de Handel y que suelen confundirse mucho entre ellas. Un poco como "Duel of fates" tiene tintes de piratería descarada a Orff.

El FC Barcelona acaba de dar una demostración de su madera de campeón ante el Chelsea inglés. Zadok predijo la coronación de Salomón y su feliz reinado. Quisiera predecir la coronación de este equipo pero muero de miedo por "salarla". La titularidad de Rafa Márquez y la confianza que le ha dado el técnico son notables y parte importante de esta afición creciente por los blaugrana que se siente cada vez más en México. El futbol promete excelentes emociones puesto que las Chivas empiezan su tour por la Libertadores contra el actual campeón del torneo (ya maese portero reportó el fallido intento de jugar en el mighty Azteca) después de haber barrido con un modesto equipo peruano.

El Barsa (perdón a los catalanes por no poner la cedilla, sepa la bola donde está en mi teclado latinoamericano) ha mantenido un ritmo impresionante esta temporada de Liga en España pero vienen los momentos importantes porque pueden, en tres partidos, perder lo mucho que han demostrado en 25. Y es que así es esto de los coches, hay que saber llegar. El Madrít, dando tumbos, jugando feo y mal y con sus "galácticos" armando (qué bonito verbo!) borracheras galácticas está de todos modos apenas 7 puntos abajo del FCB, y puede, si conserva su suerte, alcanzar si el Barsa se descuida o pierde fondo. Además, el reto madridista de la Champions, que parecía tan o más fuerte que el catalán, se vio bastante chafa en el Bernabeú. La Juventus fue una caricatura de equipo y la salida pronta de Pável Nedved (pinche wero, cómo corre el wey) desdibujó todo el equipo de la anciana ruca del caldo (Vecchia signora del calcio, para los no futboleros). Tuvieron suerte de que Ronaldo sigue crudo de su fiesta de segundo matrimonio.

Y el duelo de hace dos semanas entre las Dominguez(s), Milene, la ex de Ronaldo, guapísima, mediática y nuestra Marigol, feíta con efe de foco fundido, ratificó que en el futbol de nada valen las guapuras. Maribel anotó un gol y puso el pase de otro para ratificar que su contratación por parte del club catalán fue todo un acierto. Esa pequeña invasión mexicana a las tripas catalanas ya parece una tendencia interesante.

Sin más rodeos, veo a mis Chivas en semifinal de la Libertadores y al Barsa con por lo menos un campeonato de los dos que disputa. Ya predije, ya dije.

Armando Samano lo opinó a las 10:49 p.m.

Ellas bailan solas 

    
Las cosas que duran tienen que pensar en el tiempo como su aliado. La prisa no solo no es elegante, es autodestructiva, no para el que la usa, sino en sí misma. Aquí está mi tiempo eterno, mi única aspiración de perdurar. En el tiempo de tu memoria Edith, en el tiempo de tu recuerdo Jimena

Armando Samano lo opinó a las 10:45 p.m.

martes, febrero 22, 2005

Los patos 

    
Afuera del edificio de Witness Systems, en Alpharetta, GA, hay patos en esta temporada. Ejemplares verdaderamente hermosos de sus especie, los patitos andan merodeando por los parques en los alrededores del Colonial Center. Han caído un par de tormentas del carajo pero el clima es, en términos generales, benigno para esta latitud y esta época del año en la que en NY aún caen 15 cms de nieve en 3 horas.

Eso es lo más complicado de Estados Unidos. Es un país hermoso. Verdaderamente estético, tanto en lo natural como en lo artificial. En las urbes con "downtowns" y "financial districts" ultramodernos como en los aburridos por insípidos pero también por uniformemente bonitos suburbios de todas las ciudades. Phoenix, Atlanta, Boston, San Francisco, Bethesda o Miami, en todos lados es igual. Avenidas amplias, freeways bien construidos, extensos territorios de campos verdes, vegetación abundante. Sí, también hay zonas industriales con plantas infinitas, refinerías que no se cansan de ensuciar la atmósfera. Pero están tan convenientemente alejadas de los paraísos que es fácil olvidar que existen.

Y es mucho más dificil de odiar cuando uno está aquí, disfrutando del confort que tan fácil construyen los norteamericanos. Internet wireless en mi habitación para, como diría Semidios, postear desde el retrete. Como cortesía, sin cargo extra en una muy decente habitación que además es baratísima. Aunque estoy en un pueblo "in the middle of nowhere" a 30 millas al norte de Atlanta, tengo un Starbucks en la esquina y una Barnes & Noble no precisamente a "walking distance" pero sí me trepo al GrandAm que renté en míseros 40 dólares diarios estoy en tres minutos. Confort por todos lados.

Incluso he podido ponerme al día con tantísimo trabajo que tenía atrasado en apenas tres días que llevo aquí, y ahora me doy el lujo que no me había podido dar de postear mis barrabasadas. Puedo, de hecho, hacerme pato.


PD, Felicidades muy atrasadas pero también muy sinceras a Don Homero Vidal, maese Simultáneo, por su nominación en Blogsmexico como blog de la semana. Se le quiere bien por acá, se le estima y se el envidia cañón su éxito con la única envidia que hay, de la mala. Salud!

Armando Samano lo opinó a las 10:00 p.m.

Ideas propias 

    
El desafuero de AMLO no es una cuestión de voto popular. Esto, por sabido, no debe dejar de repetirse. Si es culpable, que se le juzgue, si es inocente, que se le deje en paz. La "Administración de la Justicia" que es como se le conoce al tinglado operativo del Poder Judicial, es de lo que peor funciona en México, y eso ya es decir bastante. Así como ahora lo usan en contra de sus "adversarios políticos" bien harían tales adversarios en pensar en las posibles represalias.

Pero es necesario enfatizar el hecho de que no es un asunto de "percepción de la opinión pública" y de decir "no al desafuero" o "sí al desafuero". Es un asunto estrictamente leguleyo.

Seguir pensando por uno mismo es una tarea dificil cuando no se tiene tiempo de pensar. Se toman, pues, ideas prestadas y lo peor, se reproducen las ideas prestadas sin más atención o edición por nuestra parte que la pretensión del acceso a la fuente. Entre más original sea el dato mejor nos vemos presumiéndolo, aunque el dato sea irrelevante o, peor, completamente falso.

El ejercicio del blog se vuelve, así, un espectro multicolor a través del prisma de la observación desapasionada que da el no leerlos ni escribirlos en cinco días... qué mala broma!, pensar que en cinco días la observación puede ser desapasionada.

Pero no puedo evitar decirlo. Me irritan sobremanera los post que sobredimensionan su papel. Soy batiano hasta el tuétano, sea lo que eso signifique y las poses nomás no las trago. Si me preguntan qué hago leyendo cosas que no me gustan, o que incluso me molestan es muy sencillo: somos parte del mismo animal, los blogs. Alt1040 es el blog más leído de los que se escriben en México y es como la Televisa de los blogs. ¿Quién puede en su sano juicio leerle sin ser un poco crítico de lo que se dice ahí? La respuesta es que "la gran mayoría" así lo hace. Si los tipos alegan ir "contra el status quo" qué hará uno, pobre inocente que va contra los que van en contra? Es una posición completamente ridícula y no puedo evitarla. Las afirmaciones de ese post (y, salvo las "revisiones técnicas", muchas de las de ese blog) son de risa loca.

Primero intenta reducir a los que opinan contra sus "ideas" (ocurrencias, sería más adecuado) a "conservaduristas", cerrados al cambio. Apunta dichas ocurrencias sin ton ni son, mezclando la gimnasia con la magnesia y el agua con el aceite. Y todo con un aire de autosuficiencia notable, puesto que en lugar de defender sus ocurrencias con argumentos, nomás les dice retrógrados a los que están en contra, citando un par de ejemplos (ya demasiado sobados, clásicos, trillados y repetidos ad nauseaum)

AMLO y Alt1040 son dos de la misma especie. Recurren a artimañas y estadísticas cuando se juzgan hechos y recurren a hechos cuando se analizan estadísticas (no al desafuero y segudos pisos vs inseguridad). Si algo nos enseñan estos ejercicios de dos entes muy populares en sus propias órbitas es que la voz del pueblo es, sin duda, la voz del diablo, pero no del gran lucifer, sino de un pobre diablo.

Armando Samano lo opinó a las 9:38 p.m.

jueves, febrero 17, 2005

Entomología 

    
O la pasión por el detalle.

Llevo rato insistiéndole a Jimena a que ponga un blog. No ha querido, no le llama, por supuesto, la atención (mi hija sí tiene una vida). Pero esta semana me pidió que la ayudara porque ella y sus amigos quieren poner una página de los "Wilis".

-¿Qué son los wilis Jimena? - pregunta el padre amoroso
- Insectos exclusivos de Nenet Calli papá, no existen en otros lados.

Tremenda sorpresa, no sabía que su escuela tuviera una especie de insectos única. Lleva algunas semanas observando muchos detalles. En realidad fue de las primeras cosas que me sorprendió de ella cuando era bebé y después aprendí que así son todos los chiquititos. Tienen una capacidad enorme por apreciar el detalle, lo pequeño. Es la forma como aprenden, sólo miran lo cercano y por lo tanto, lo miran muy bien. Yo no recuerdo haber sido así cuando niño. Los insectos me daban miedo y/o asco, salvo las catarinas a las que consieraba limpias. Además, los insectos más conocidos y comunes para mí eran la mosca y el mosco. Nada interesantes y sí muy latosos. Me gustaba pescarlos en el aire con el matamoscas, como si los estuviera bateando.

Durante los últimos 6 años de mi vida profesional he sido, sin embargo, lo que se llama meticuloso (qué feo suena esa palabra!). Hago mi trabajo lenta, casi parsimoniosamente, pero con gran meticulosidad. Crecí profesionalmente bajo el mantra de no tener "asistente" ya que las herramientas ofimáticas permiten que cualquier ejecutivo lleve las tareas ordinariamente reservadas a esa figura. La agenda electrónica, la lista de pendientes, las citas, las correcciones a los documentos.

Eso, todos lo sabemos, es una vil mentira. Las tan cacareadas herramientas ofimáticas son estúpidas por naturaleza. Si quiero que un documento se vea profesional y bien formateado debo ocupar un buen tiempo en prepararlo. Mi Outlook no se sincroniza bien con mi teléfono así que debo cargar con una palm, si quisiera comprarme una palm con teléfono debería sacrificar calidad de teléfono y recepción. Además, tengo otro programa de "Administración de ventas" que se entiende con la palm o con el outlook pero no con los dos. Es decir, quizá sí se entienda, pero debería dedicarle varios días a hacer o configurar la interfase. No tengo ni tiempo ni ganas. Si quiero pagar por que lo hagan, me sale más caro el caldo que las albóndigas.

Tengo una compañera de trabajo que es obsesiva con los detalles. Su función es, de cierta forma, auditar que los demás estemos haciendo bien nuestro trabajo. No había entendido su función puesto que soy bastante reacio a la crítica (aunque sea de la llamada "constructiva"). Pero ahora que he tenido "volcado de pila" por el trabajo estos días y ella ha sido tan "amable" de corregir los errores en varios documentos he comprendido el tremendo valor de una "asistente humana". No debe el mundo saberlo, puesto que se supone que es jerárquicamente superior a mí, pero ella se ha arrogado la función de "correctora general" y como lo hace muy bien, no seré yo quien le quité esos ánimos.

Armando Samano lo opinó a las 8:56 a.m.

viernes, febrero 11, 2005

Comedia romántica 

    
El sueño se hace a diario y sin permiso,
arando el porvenir con viejos bueyes


Llover sobre mojado, Silvio Rodríguez

Uno de los anti-valores favoritos de la edad post-adolescente es el tedio (no confundir con el nihilismo propio de la generación "Y"). El desprecio del tedio se asocia, también, al desprecio por lo romántico, porque son, básicamente, lo mismo.

Cuando tuve el "torta-de-tamalgate" estaba defendiendo algo en lo que no creía. Pero sí creía. Defender la comedia romántica (en cine joligudense) es un ejercicio similar.

Nunca he comido completa una torta de tamal. No me pasa, ni queriendo bajármela con champurrado. Pero sí creo en todo lo que dije de ella como valor de identificación chilanga. La voz de mi Tara.

Con la comedia romántica me pasa lo mismo, al revés. Yo sé que es basura, clichés, programación del subconsciente colectivo para dirigirlo al vacío consumista. Y me encanta. Tengo que encontrar elementos en ella, no me encantan todas. Compré en oferta el DVD de "The story of us", una comedia romántica que señala tooodos los clichés de una pareja cuando se están separando, después de 15 años de amor con altibajos. Cuando la vimos en el cine, me encantó por una escena en la que él le llama para compartir con ella la emoción de ver derruído el primer departamento en el que vivieron (when we became one, muy romántico y efectista). El cliché es típico, ella está lidiando con una lavadora que no sirve mientras los niños se están matando a pleitos. El tipo se quiere poner romántico por teléfono con los recuerdos (yo también adoro pasar por el primer departamento donde vivimos y sé que pronto será derruído) y ella está vuelta loca con "las cosas de la casa".

El identificar pequeños trocitos de realidad, que he vivido y/o me imagino que viviré es lo que me hace adorarlas. Me confirma que el empeño que puse y sigo poniendo en hacer que mi relación siga funcionando es indispensable. Y me gusta pensar, también, que las relaciones se pueden sostener con y de cosas más simples que los elaborados argumentos existenciales de los culturosos o de los adolescentes aspiracionales a un estadío superior de vida. Que la relación de convivencia puede matar el amor más desaforado y la identificación más plena. Que ambos, el amor arrebatado y la identificación, son efímeros y efectistas, fuegos artificiales.

Armando Samano lo opinó a las 1:24 p.m.

martes, febrero 08, 2005

Se te acaba la pista 

    
Según los pilotos, la peor fase de un vuelo no es el aterrizaje, sino el despegue. Cuando aterrizan, el avión tiene ya poco combustible y el peor de los casos es algo parecido a un choque de automóvil. Cuando despegan, ahora todos lo sabemos, los aviones son bombas volantes.

Pero eso no quiere decir que el aterrizaje no tenga sus bemoles. Es todo un caso de estudio para aprendices de Física. La posición y velocidad del avión, la reversa de las turbinas y la presión del freno sobre el tren de aterrizaje. Todo debe coincidir con mucha precisión (meticulosidad). Es el fin del vuelo.

Una pareja de viejos que conozco, en su aterrizaje a la vejez, han tenido un problema con sus frenos. Decía Octavio Paz que las pasiones de la vejez son peores que las de la juventud. Un poco lo mismo del post anterior, más uno mismo. Se han insultado durante años, quizá como parte de sus demostaciones de amor. Ahora se golpearon y, a pesar de lo previsible del hecho (los insultos subían de tono con fuerte intensidad a últimas fechas), el mero hecho de haber roto una barrera que había durado más de 45 años sin romperse, es significativo. Se les siente así, con esa carga de haber "casi" vencido el tiempo.

Esa es la presión más fuerte para los frenos, ir acelerando justo antes del aterrizaje. Eso fue lo que le pasó al avión en el que regresé anoche de Guadalajara, que "se aceleró" justo antes de tomar pista y cuando quiso frenar, nomás no le alcanzaba la pista. Finalmente, obvio puesto que estoy contándolo, sí frenó. Pero se tuvo que detener justo al lado de la pista porque el tren de aterrizaje se desconchinfló. La cabina se llenó de humo y nos bajaron con cierta premura. Ya me había pasado que me bajaran a medio vuelo porque una de las cuatro turbinas se ponchó. También por una "amenaza terrorista". Pero esta vez sí me sacaron un sustito los de Aeroméxico. Que quede este post como queja pública que, al parecer, su personal de vuelo no está preparado para manejar estas pequeñas crisis.

Armando Samano lo opinó a las 7:35 p.m.

domingo, febrero 06, 2005

El valor de una declaración 

    
Fijar nuestra posición, la de cualquiera, ante un tópico, me ha parecido siempre pretencioso. La palabra en inglés es "statement" y en español, mal traducida según yo, sería "declaración". No, mentira, no siempre me lo ha parecido, mucho tiempo ejercí esa pretensión intensamente, con denuedo. Pero de un tiempo a esta fecha suelo disfrazar mis "statements" de "opiniones". Forma es fondo y creo que sí hay diferencia entre ambas, pero si me pongo estricto conmigo mismo puedo, de alguna forma, saber que no hay diferencia.

Digo esto porque el post de Daniel Salinas sobre U2 me sacó un par de ronchas. Y no en mal sentido, puesto que en gustos no hay nada escrito y con una lectura atenta de su blog ese "antigusto" (no es disgusto, él mismo lo establece) es más que evidente. U2 es una banda muy fresa para alguien que sea metalero de corazón y mente. Típica para ingenieros, para gente que no entendemos la vida sin asociar ciertas fórmulas matemáticas. Salinas es un tipo de letras, lo repite cada post que puede. La fórmula, la receta "U2" es evidentemente circular. Un bajo que comparte y roba la función de la batería de mantener el ritmo. Un batería que, siguiendo al bajo, pierde potencia y solamente mantiene el tono, llena espacios, huecos. La guitarra de The Edge como necesario contrapunto (y más efectivo de lo que muchos pueden aceptar) a la estridencia, megalomanía, obsesión, de Bono por centrar en él las miradas, tanto con sus letras como con su interpretación.

Pero la roncha sale de no entender la necesidad de "pronunciarse" sobre algo que produce indiferencia. ¿La intención es afirmar lo "diferente" que es uno respecto a los que lo agrupan en cierto "target"?, ¿Es señalar desacuerdo del fanatismo de los otros?

Me enfoco en el caso Salinas por ser un tipo hecho y derecho, que evidentemente no tiene pedos existenciales y por lo tanto no tiene necesidades de reafirmación, aceptación, o las inversas. Julio Sueco opinó que podemos saber apenas nada de la gente por lo que escribe, logovo coincidió con esa opinión pero dejó abierta la puerta a que se puede conocer un poco más que nada, Manuel dijo en su entrevista que nadie debe poner demasiado de sí en su blog, sino, como lo ha hecho él, construir personajes ("que interpreten facetas de uno", agregaría yo). Chihiro dice que no le gusta ningún tipo de elogio (opiniones al fin y al cabo). Yo mismo, en un arrebato lírico, le dije a Judith por messenger algo así como "¿qué somos Judith, sino pose, qué somos?". Todos dignos representantes del nihilismo del siglo XXI.

Pero me desdigo. A través de una lectura tan íntima como la que es un blog (así sea un blog temático o de personaje) se pueden distinguir muchísimas cosas de las personas que los escribien y más, como es el caso, si la lectura es atenta y se hace a través del tiempo. Yorsh me dijo, con gran sabiduría, que la gente no cambia, sino que con el tiempo se convierte más en lo que es. Una lectura de un año o más en la vida de alguien deja ver mucho de lo que esa persona es durante ese tiempo. Las obsesiones íntimas trascienden los personajes. Quizá no en el caso de obras escritas y publicadas (es decir, que han pasado por la mutiladora mano del editor), pero cuando se publica un blog, con la carga de "no edición" que tienen los posts por ser hechos de inmediato y "como va", la personalidad a veces se transluce y a veces es completamente abrumadora, llena cada párrafo.

En mi caso, lo que se deja ver es mi obsesión por las formas, la manera firme y tersa de decir que lo que yo opino tiene que ser la verdad universal no porque yo construya el argumento sino porque yo lo esgrimo. También me obsesiona desmenuzar las formas de todos, de todos los demás. Cuando algo es amorfo o escapa de mi capacidad desmenuzadora (el blog de Agustín Fest, por ejemplo) solamente lo leo y lo leo para, con el tiempo, buscar la rendija, la hebra de la cual jalar.

No, nuestras declaraciones no tienen ningún valor, sea que su forma sea una autoritaria descalificación hiperdestructiva o un lobo con piel de "oveja opinadora". Pero son nuestras y por eso las publicamos en nuestros blogs. Solamente por eso.

Armando Samano lo opinó a las 11:09 a.m.

miércoles, febrero 02, 2005

¿Cuándo vale la pena? 

    
Hay una escena en "The Return of the King" que cada que la veo, un año y mes después de haberla visto por primera vez, que me sigue sacando "las de cocodrilo": Es cuando llega el ejército de Rohan y Theodén hace la arenga para conducir a sus tropas a la muerte. Eowyn y Merry, en un mismo caballo, gritan junto con los demás "Death". La representación de "La Mujer" y "La Infancia" (¿qué son los hobbits si no niños que salvan a los adultos?) dispuestos a dar su vida.

Tiendo al pacifismo como ideología y como práctica. La guerra es la peor de las soluciones. Pero lo que entiendo con esa escena es que hay veces, las menos, pero extremas, que sí vale la pena luchar, así físicamente, dar la vida y/o quitarla.

Se acaba de estrenar en México "Voces Inocentes". Se ha hecho muchísima promoción porque, además, la película representa el regreso del hijo pródigo. Luis Mandoki fue el primero de los cineastas "tequila gang" en irse a probar suerte a Estados Unidos. La película trata sobre el reclutamiento que hacían ejércitos y guerrillas en las guerras de El Salvador durante los 80's. Con los puros cortos que por acá no dejan de pasar, siente uno todo el coraje y la rabia del mundo. Los niños en guerra (más de 300 mil, según algunas estadísticas) es una de las lacras más terribles en la Humanidad y la prueba fehaciente que nuestra tan cacareada "civilización" es apenas un mal intento y remedo de lo que debería ser la civilización.

Pero mi demonio siempre me habla al oído izquierdo y me pide que no caiga en tentaciones sensibleras. Seguro que es un drama los niños en la guerra. La guerra es un sinsentido. ¿Lo es siempre?, ¿siempre hay otros caminos?

¿Cuándo vale la pena que un niño pelee?

Armando Samano lo opinó a las 5:28 p.m.

Más regalos 

    
Solo queremos, la familia Sámano Solís en pleno, agradecer a Anny el buen rato del sábado pasado, sus amables obsequios y sus lindas opiniones. Ella es una niña genial de alivianada y buena onda, así que en efecto, fue una "ratificación física" de las vibras blogueras. Si dicen que el blog es intrascendente, están por supuesto equivocados y esas pequeñas oportunidades lo confirman.

Armando Samano lo opinó a las 1:50 p.m.

martes, febrero 01, 2005

Disclaimers 

    
Sé que no es el tono que agrada a los amables (y seguro masoquistas) 3 visitantes asiduos a esta página, sólo quiero hacer un par de necesarias aclaraciones de las últimas batallas batianas:

La respuesta de Borjamari donde para nuestro mayor gusto se azota diciéndose que no le dijimos ni la cuarta parte de perverso de lo que en realidad es (porque sí, eso es lo que significa TODA su respuesta) se quedó sin respuesta porque no hay respuesta posible. Darle la razón en su azote?, ni maiz (así, sin tilde), no es tan salidorro como se ufana. Negársela?, tampoco!, si se quiere arrancar los pelos, que se los arranque. Pero es necesario, de repente, explicar los silencios.

Eso me lleva a la otra blogfight de moda. Julio Sueco le mentó la madre a la Iglesia Batiana. Cuando me la mentó a mí solamente, no me pudo importar menos (malísima adopción del terminante "I couln't care less" sajón). Ahora, con su insulto al insulto, por virtud de las reglas matemáticas, se reduce a cero en sí mismo (menos por menos, más). Whatever the outcome, el tipo pierde at all.

Y yo no pateo tipos en el suelo. Ni porque se azoten solos, ni porque mis cuates los tiren.

Armando Samano lo opinó a las 5:05 p.m.