There is no such thing as WOM

miércoles, julio 26, 2006

Profesionalismo 

    
Hilario te atiende con gran atingencia en su puesto de comida en el tianguis que se pone los martes en la calle de Magdalena y los miércoles en la calle de Eugenia. Vende enchiladas de mole, pancita y pozole. En realidad Hilario se encarga de acercarte los condimentos, las servilletas, los cubiertos, servirte los refrescos (Coca, sangría o Boing?). Tiene una actitud de servicio incomparable y es muy ordenado en llevar los pedidos y solicitudes de sus clientes. Sabe bien quién le pidió primero y el orden en el que le pidieron las cosas, pero también sabe reasignar sus prioridades si surge algún contratiempo o emergencia: falta de servilletas, resurtido de limones, rellenado de recipientes de crema.

Hilario también hace la entrega de comidas fuera del puesto, a los colegas del tianguis que piden de comer ahí mismo. Lleva y trae platos y cubiertos y bebidas con habilidad y velocidad, abriéndose paso entre la pequeña muchedumbre oficinista que suele atiborrar los "pasillos" de esos tianguis.

Hilario tiene nueve años y, si llego antes de las 2:30 pm en época de escuela, no me toca verlo ni platicar con él. Ahora son vacaciones y sí tengo esa suerte. Pasó a cuarto de primaria (igual que mi Jime) y logró un muy meritorio 8.9 de promedio. He tenido la oportunidad y la suerte de ayudarle ocasionalmente con su tarea, cuando la actividad del puesto baja, ya que de inmediato que puede saca sus cuadernos y se sienta en las mesas a trabajar en sus tareas. Tiene dos hermanitas, una de 6 y otra de 4, a las que también ayuda. Sus papás son los que en realidad llevan el puesto y preparan unas enchiladas verdaderamente ricas, aunque la pancita no es muy buena.

Si yo tuviera dinero becaría a ese niño e invertiría con él para ponerle un restaurante. Si a los 9 años tiene el control y dominio sobre un puesto con capacidad para unos 15 comensales (sí, no es un puestito tan chico), me imagino que a lso 25 podría conducir un buen lugar con gran orden, experiencia y actitud de servicio, que es uno de los grandes males de muchos restaurantes en el DF. A Jimena le gusta mucho que le platique de Hilario y ahora que hemos reiniciado el negocio con Edith, también ha demostrado ser excelente asistente para Edith y muy buena vendedora con los papás, los niños y los prospectos.

Hacer las cosas bien requiere de muchas cosas, pero muchísimo se consigue a parte de una buena actitud de servicio. Los políticos mexicanos que actualmente se disputan el poder han demostrado mucho colmillo y fuerza (cada quien a su modo) pero poca actitud de servicio y poco profesionalismo. Creo que la carta que respondió Felipe Calderón a la de AMLO fue correcta en su forma pero que pudo tener un mejor fondo. Políticamente no le hubiese quitado nada a Felipe mostrar la grandeza que se le pide a AMLO: Mencionar el voto por voto, aunque sea como lo que debe de ser jurídicamente, una hipotética posibilidad que dictamine el Tribunal Electoral, hubiese sido esa muestra de "altura de miras" que muchos de los que votamos por él estamos esperando. Una defensa firme de su posición, sí, pero una mano sinceramente tendida al adversario y no sólo un formalismo institucional, correcto, sí, pero insuficiente para el momento que se vive.

Armando Samano lo opinó a las 10:40 a.m.

lunes, julio 24, 2006

Ambición 

    
En una comida con unas buenas hamburguesas a un lado de mi oficina me hicieron un planteamiento muy interesante, al que me he tardado unos 6 meses en afrontar y que, al leer el post de hoy de quien me lo planteo, me da la gana intentar responder ya mismo.

Hay dos formas de ver la pregunta, o por lo menos, de interpretar el conjunto de preguntas que me hizo Salvador: La primera era el porqué, teniendo interés en asuntos públicos, sociales y cierto nivel de entendimiento de los mismos, estoy tan dedicado a la empresa privada, área que a él le parece poco atractiva desde el punto de vista intelectual-profesional. La segunda, la verdaderamente dificil, era porqué, estando dedicado a la empresa privada y teniendo como tengo cierta mínima base de capacidad intelectual, no me dedico a ir "por todas las canicas", a, como dice Salvador citando a Coupland, ser un "over-achiever" (también se le conoce como "ser exitoso").

La pregunta es la más dificil y confrontacional (existe esa palabra?) que me han hecho en los últimos diez años, quizá quince. Existe el elemento "histórico" de mi origen de clase y mi circunstancia familiar, que ha pesado, y mucho, en que yo sea lo que actualmente soy: un profesional medio con una formación socioeconómica de clase media, para muchos estándares más cercano a mediocre que a cualquier otra cosa.

Alguna vez estuve enfermo de necesidad de éxito. De chavito, obviamente, era mi peor mal, un mal que en México se ve muy ñoño por cierto y en Estados Unidos es el pan de cada día para casi todo mundo. Mi cuaderno de despedida de la prepa tiene varios recados del tipo: "espero que cuando seas un súper genio te acuerdes de mí" o similares. La gente a mi alrededor, amigos y familiares, creía en que yo tendría "mucho éxito".

Durante la universidad, mi primer trabajo alimentó mucho esas ambiciones aunque terminó por absorberme. Recuerdo a un gringo que vino a examinar la instalación que habíamos hecho de un sistema de procesamiento de tarjetas de crédito que me dijo: "¿Estás a cargo tú de todo esto?, very successful"

Yo no conocía esa palabra. A los 23 años tienes todo por hacer y lo que menos me imaginé es que se me considerara exitoso, considerando también que tenía un sueldo muy bajo que apenas satisfacía las necesidades de mi familia. En esa misma ronda de visitas, otro gringo nos presumía de su éxito: tenía una casa que valía 500 mil dólares y era VP (Vicepresidente) de una prometedora empresa de tecnología bancaria. Cuando escuché esa explicación de éxito mi vanidad, que apenas había registrado el elogio, volvió a desaparecer por completo.

Por años he jugado con la noción de éxito. Estos 12 años, digamos. Habiendo sido considerado como un predestinado para el éxito, el miedo al fracaso está siempre presente. Para hacer más tranquila mi existencia, dejé de obsesionarme con el éxito tras mi primer fracaso, justo esa empresa en la que trabajaba cuando me dijeron exitoso, de la cual no queda absolutamente nada.

El mecanismo que cree en mi cabeza es algo complejo. Asigné arbitrariamente valores de ponderación a los factores que forman el éxito: felicidad, trascendencia, influencia, beneficio a los demás, beneficio propio, honestidad y ética de comportamiento. Bullshit en pleno.

Al final del día, las veces que mejor me he sentido en estos 12 años, es cuando he tenido el bolsillo relativamente lleno y con la capacidad de compartir ese producto de trabajo con mis seres queridos inmediatamente cercanos. Nunca he tenido en la bolsa un centavo que no haya yo trabajado, ganado con mi esfuerzo o conocimiento. García Márquez describe en su biografía la angustia de su esposa antes de publicar "Cien años de soledad": Debo hasta la vida, la hace decir. Albert Einstein, nombrado como el personaje más influyente del siglo XX, pasó más de la mitad de su vida profesional buscando fallas e inconsistencias en la Teoría de la Mecánica Cuántica porque no estaba de acuerdo con las implicaciones de la misma, y nunca encontró una falla auténtica. Bill Clinton estaba obsesionado durante su presidencia por tener un legado histórico, logró una economía extraordinaria para su país y a los 10 meses de dejar su presidencia ocurre un evento histórico que hará de George W. Bush, con toda su brutalidad, sea mucho más mencionado en los textos de historia que su predecesor.

No se puede dejar de lado la idea de que uno determina su destino, en mayor o menor medida, hasta donde el destino lo deje. Lev Davidovich Landau se lamentaba de haber nacido en 1908, puesto que en 1928,cuando él empezaba a ejercier, ya toda la Física interesante había sido puesta en teorías y sólo quedaba analizar las implicaciones de dichas teorías. Heisenberg, Bohr y Einstein tuvieron la suerte que Landau no tuvo, de nacer en el momento adecuado en el que el conocimiento colectivo permitía a cerebros talentosos hacer grandes descubrimientos.

Mi búsqueda de éxito, hoy, se reduce a encontrar un balance entre la necesaria ambición y búsqueda de desarrollo y crecimiento (económico e intelectual), la paz mental y el desapego espiritual, sentimental y material del zen budista y el amor infinito a mis seres cercanos (Edith, Jimena y Joaquín) y a mis sucesivos círculos concéntricos de mi ambiente social (parientes, amigos, colegas, concuidadanos, compatriotas, Humanidad). Hago cosas que me gustan y, de cierta manera, trato de mantenerme en forma para, por un lado, tratar de seguir teniendo "turnos al bat" en caso de poder lograr algo muy trascendente y, por si en uno de los turnos al bat que me toquen, poder prender bien la bola y sacarla del parque. No desespero aunque muchas veces siento que "espero de más".

(Dedicado a tres ciber colegas que andan en coyunturas de vida que los llevan a cuestionarse su éxito: Ruy Feben, Salvador Leal y Semidios)

Armando Samano lo opinó a las 1:45 p.m.

miércoles, julio 19, 2006

Señales 

    
Tengo la esperanza impresión de que AMLO se está quedando solo. Políticamente hablando, me refiero.

López Obrador está sometido a muchísimo estrés. Hay estudios que indican que, bajo situaciones así, los individuos tienden a comportarse de forma diferente a la que lo hacen sin dichas presiones. Ante esta crisis, AMLO está recurriendo a sus bases, tanto políticas como de forma; sus bases políticas son la gente que él dirige, las "organizaciones sociales" que conforman el voto duro del PRD. Y que no son necesariamente las clases humildes o las clases medias ilustradas, o no todas ellas, sino las que son, tradicionalmente, militantes. Y del lado de la forma, las bases de Andrés Manuel son la movilización social y el apego a sus principios.

Estos movimientos, válidos y legítimos (y mucho menos peligrosos de lo que los medios dicen) son, sin embargo, contrarios a cualquier instinto de supervivencia de cualquier político. Y en el caso del Peje se vuelve particularmente grave porque su adhesión "a prueba de balas" a sus principios lo pone, solito, contra las cuerdas.

En reiteradas ocasiones declaró que no pedían la nulidad de la elección sino el recuento de votos. Con dicha declaración, sus seguidores, en un chispazo de creatividad electrizante, acuñaron el "voto por voto, casilla por casilla", que ha predominado en las marchas y que ha servido como justificación moral (me debo un post explicando que lo que más repelente encuentro en AMLO es su relación con la "moral") de todo el movimiento que han realizado.

Pero resulta que en el juicio presentado ante el Tribunal Electoral del PJF, en la segunda página, donde se resume el contenido de todo el documento, dice el equipo legal del Peje:

ACTO IMPUGNADO.- Los resultados consignados en el Acta de Cómputo Distrital de la elección de Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, por nulidad de la votación recibida en varias casillas, por error aritmético y en razón de que los resultados que en ella se consignan no son reflejo de la voluntad popular mayoritaria de los ciudadanos mexicanos, pues a lo largo del proceso electoral se violaron, de manera grave, los principios rectores de certeza, legalidad, independencia, imparcialidad y objetividad, el principio constitucional de equidad y, por tanto, los postulados constitucionales de elecciones libres, auténticas y periódicas y, por ende, no es factible que la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación realice la declaración de validez de la elección, ni la declaratoria de Presidente electo.


También ha dicho, en entrevistas con periodistas que no pueden ser tachados de calderonistas o panistas como Carmen Aristegui o Miguel Ángel Granados Chapa, que si un hipotético recuento voto por voto no le favorece, él seguirá pensando que él ganó la elección. Independientemente de que ya declaré mi incapacidad de comprenderlo, creo que esa declaración es incomprensible para cualquiera que no sea un seguidor fanático de AMLO.

Y como cereza de ese pastel, estuvieron sus declaraciones de ayer con Carlos Loret de Mola, diciendo que no condenaba el grito que unos weyes le pegaron a Calderón en la calle ayer (grito que, en lo personal, no encuentro taaaan grave). Si bien es cierto que AMLO tiene razón en lo íntimo, en lo personal, en no considerar ese evento grave, el mínimo tacto político debería decirle que tampoco debió "aprobarlo tacitamente". Y tan grave fue el error, que hoy Alejandro Encinas por una parte y el área de Comunicación Social del PRD editorial de la Jornada por la otra, tuvieron que condenar el hecho de forma explícita y hasta enérgica.

Por último, recomiendo nuevamente a Raymundo Riva Palacio hoy en El Universal, que explica el contenido de la demanda del PRD ante el TEPJF y da señales de que la sentencia tiene muchas posibilidades de no serle favorable a AMLO, justamente por las razones que ha dado en la misma demanda, de cómo se condujeron las campañas.

(Este post se enorgullece de haber sido fabricado únicamente con fuentes perredistas, filoperredistas y/o, a lo más, reconocidamente neutrales y objetivas, para inri de los orgullosos partidarios amarillos)

Armando Samano lo opinó a las 2:49 p.m.

martes, julio 18, 2006

Causality 

    
Mientras sigamos imponiendo nuestros argumentos por la via del escarnio no será posible llegar a conclusión seria y seguiremos mereciendo ser tratados como payasos.

Paty Arévalo (y yo me adhiero)

Armando Samano lo opinó a las 7:57 p.m.

lunes, julio 17, 2006

Negarlo todo 

    
El público en general está equidistante de la situación política del país. Nótese el "público" y no "el pueblo", entidad demagógica esta última. El público, como entidad de consumo de atención (mediática o a través de marchas o mezclas y combinatorias varias).

Busco en los blogs filopejistas 1, 2, 3 razones que me hagan traspasar la frontera que invoqué en el post anterior y solo me topo con pared, de verdad no puedo entenderlos. Veo los cinco minutos que Televisa le dedicó en su noticiero matutino a la marcha del Peje de ayer y creo "the powers that be" ya están claramente jugando el juego de poder. Pero al leer el discurso del Peje en su marcha veo que, en general, todos están jugando ese juego. Tenía un año o más que no leía un blog de cabo a rabo y eso me pasó el viernes con el blog de otro muy viejo ciberconocido, Xamiru y creo que es lo mejor que me ha traído este pequeño ejercicio de búsqueda, Xamiru es un extraordinario bloguero en el que no había reparado lo suficiente.

No quiero caer en la posición cómoda y rupestre de negarlo todo de decir que todos son una mierda. La mayoría de los que votamos por Calderón tenemos muchas dificultades en defender nuestro voto y también la mayoría "no marchosa" de la gente que votó por el Peje encuentra incómodo el asunto de la "Resistencia civil pacífica" a que ha convocado recientemente. Se habló mucho durante la campaña de la gran franja de votantes "no duros" que cada candidato estaba jalando para su molino y de cómo el Peje tenía un buen número de ellos vía su doble discurso: moderado en TV y aguerrido en mítines y actos públicos. Los que votamos por Calderón confiábamos en su temperamento controlado y su "conducta responsable", y estamos decepcionados de ver cómo nombra imprudentemente un equipo de transición y pasea (quema?) a Josefina Vázquez Mota como futura Secretaria de Gobernación en todas las entrevistas mediáticas posibles. Ambos están confirmando el curso y la tónica de las campañas, fueron malos candidatos y son malos ganadores y malos perdedores.

Pero por otro lado basta asomarse a los medios extranjeros y/o a una gran mayoría de blogs para ver que en realidad, este asunto político no trasciende, que es solamente un bonito conjunto de fuegos pirotécnicos azuzados más por La Jornada y el Reforma (de cada lado del ring), que una realidad palpable. El País, que dedicó tres páginas completas en su edición impresa de ayer domingo al asunto mexicano, no pone la noticia en su primera plana de web hoy y hay que consultar el interior de la sección "Internacional" para encontrar la debida referencia al Peje y su marcha, mucho más abajo del terrible problema que acaban de desencadenar los judíos en Medio Oriente. NYTimes.com le da un tratamiento un poco más importante, pero siempre muy por debajo del Medio Oriente y la reunión del G-8 (+5, por concesión de Blair). Noticias Google en inglés ya no se hace eco de ninguna información del asunto en su sección "Internacional".

Yo no niego mi voto por Calderón ni mi no-voto por AMLO. No niego que el proceso fue malo y que los candidatos eran mediocres. No niego que México es un país excelente como laboratorio de tranzas, cochupos y manchicuepas. No niego que quiero creer lo que le dijo Carlos Fuentes a Jorge Ramos, que "México aguanta dos volcanes".

Pero sobre todo, no niego que me cuesta mucho trabajo "no negar".

Armando Samano lo opinó a las 2:17 p.m.

miércoles, julio 12, 2006

No nos entendemos 

    
Anoche, viendo a AMLO con López Dóriga, y combinando esos dos monólogos con la respuesta que un amable anónimo hizo a un comentario mío en otro blog, tuve mi epifanía: No nos entendemos.

El país está dividido porque, no importa que hablemos 20 minutos o durante 500 posts, no nos entendemos. Los que estamos enfrentados por este evento político no tenemos capacidad de entender al otro, al que piensa diferente. Y no creo que se trate solamente de que no nos interesa entenderlo, sino que sencillamente no tenemos la capacidad de hacerlo.

No estoy diciendo que seamos pendejos, y tampoco creo que el entendimiento sea "imposible" per se. Pero es algo en medio. Es la crisis en ciernes lo que nos orilla a nuestros puntos de seguridad y desde ahí, desde nuestras "cabezas de playa" intentamos conversar con los otros y el resultado es clarísimo, dos monólogos donde sencillamente no hay entendimiento.

AMLO dijo ayer, convencidísimo, como quien ha caminado cien veces el mismo pasillo, que él ganó la elección y que él no miente. Los resultados del conteó del IFE dicen que él no ganó la elección y cuando dijo que lo dieran por muerto y que no iba a contender por la Presidencia mintió (y podría citar muchas más, pero con esa tengo). Pero esa es mi perspectiva. Yo tengo claro que ambas cosas son mentiras porque yo así lo veo, lo he visto mentir y he visto que no ganó la votación. El tipo, como si fuera discípulo de Einstein, se inserta en otra transformada de Lorentz y, desde su punto de vista, él no miente y ganó la elección. No importa lo que yo vea, él lo ve diferente y él tampoco ve lo que yo veo. Siendo como soy aficionado a la relatividad, puedo no sólo entender el fenómeno sino representarlo muy bien en mi cabeza. Pero con eso, de todos modos, no resuelvo nada. Sólo sé que de momento, no veo camino de entendimiento.

Armando Samano lo opinó a las 12:23 p.m.

martes, julio 11, 2006

Sheil 

    
Se murió Syd Barret hace 4 días y nadie dijo nada hasta hoy. Y como siempre pasa cuando de verdad ocurre algo, el himno a Barret que hicieron sus hijitos Waters y Gilmour pesa como roca, es preciso y directo al corazón:


So, so you think you can tell Heaven from Hell,
blue skies from pain.
Can you tell a green field from a cold steel rail?
A smile from a veil?
Do you think you can tell?
And did they get you to trade your heroes for ghosts?
Hot ashes for trees?
Hot air for a cool breeze?
Cold comfort for change?
And did you exchange a walk on part in the war for a lead role in a cage?
How I wish, how I wish you were here.
We're just two lost souls swimming in a fish bowl, year after year,
Running over the same old ground.
What have we found? The same old fears.
Wish you were here

Armando Samano lo opinó a las 4:02 p.m.

lunes, julio 10, 2006

La búsqueda de hechos 

    
Verde dijo alguna vez que su única fe era el método científico. Yo comparto en buena medida esa afirmación.

Para ser honesto no entendía yo porqué insisten los perredistas en su consigna de "voto por voto, casilla por casilla" que como eslogan me suena divertido y pegajoso pero que, al analizar el proceso electoral, era terriblemente riesgoso. Se supone que cada casilla cuenta con un observador acreditado por cada partido político o coalición que valida los resultados con su firma. Había yo leído hace tiempo que solo tres partidos, el PRI, el PRD y el PAN contaban con la presencia a nivel nacional suficiente como para cubrir las más de 130 mil casillas pero al parecer esto no es así. No he podido encontrar una fuente en la página del PRD que confirme esto, pero sí está la columna de Raymundo Riva Palacio en el Universal de hoy:

En realidad no necesitan tantas para anular la elección, sino casi 27 mil donde pudieran demostrar que las actas pegadas en la urna no corresponden con las que tienen en las manos. No se puede pedir la apertura indiscriminada de las urnas porque viola la ley electoral. En ambos casos, la lógica se detiene en las actas. Si el PRD tuviera pruebas de fraude en las urnas, lo hubiera denunciado el mismo día de la votación.

No lo hizo, ni entonces ni después. Quiere que se abran todas las urnas. ¿Por qué? Sólo tuvo representantes de casilla en el 74% de las juntas distritales, y carece del 26% restante. Esta es parte de la debilidad jurídica que tiene López Obrador y que está tratando de resolver el equipo legal. Es una falla directa del propio López Obrador, quien mantuvo un control férreo sobre la organización de la representatividad, donde encargó a su incondicional Octavio Romero Oropeza la operación, con dos lugartenientes de la plena confianza del candidato, Alberto Pérez Miranda, que supervisó la promoción del voto, y Francisco Yee, que se encargó de la estructura de representantes. Fueron un fracaso, y su incapacidad tiene metido a López Obrador en un problema de fondo. ¿Cómo poder documentar el fraude en las urnas si no dispone de pruebas?


Luego entonces, es clarísimo que el PRD no tiene, como dice tener, pruebas claras e irrefutables del fraude masivo sino que con dos videos, dos grabaciones y algunas pruebas donde sí tuvo representantes, quiere extrapolar todo un caso de fraude nacional. A mí me parecía relativamente sencillo presentar el caso ante el TRIFE: Juntas tus actas, cotejas el conteo y donde no coincida, impugnas. Pero resulta que no se puede porque sólo tienen un porcentaje de actas y son, la mayoría, donde ellos sí ganaron. Si impugnan caso por caso, no tienen los elementos jurídicos suficientes

El conteo voto por voto, sin duda una buena opción política, resulta ser que es imposible, legalmente, y no sólo improbable, o por lo menos así lo declaró para BBC el presidente del TRIFE:

In an interview conducted before the election, Judge Leonel Castillo, who presides over the Federal Electoral Tribunal, said a full recount was both impractical and illegal.

"It is not legally valid to unpack the votes and do a recount," the judge told the Milenio Semanal newspaper.

However, he said partial results by polling booths could be questioned and if necessary recounted


Adolfo Gilly, en La Jornada del sábado, encendió los cañones de rebelión y confrontación abierta, pidiendo llevar al extremo la crisis política e institucional. El tipo es un radical, pero se rige siempre por una lógica implacable y a prueba de balas. Su argumento no tiene falla si se aceptan las premisas (que es lo que habría que discutirle). En entrevista con Carmen Aristegui hoy en la mañana, Ricardo Monreal aceptó que es un contrasentido aceptar la validez y legalidad de las elecciones de diputados y senadores, e impugnar la presidencial e incluso amenazó, veladamente, con renunciar a su cargo como Senador, en caso de consumarse el presunto fraude.

La blogósfera no sirve como termómetro, las opiniones, si las hay, son tibias o burdas o mal fundamentadas y hay, por supuesto, dos o tres radicales que sí reflejan su proporción frente a toda la población.

Los hechos, pues, están apenas acumulándose. Yo ando siguiéndoles la pista puesto que son la única medida que yo entiendo.

Armando Samano lo opinó a las 1:27 p.m.

viernes, julio 07, 2006

Ideas, no convicciones 

    
La columna "Escalera al cielo" que escribe Christopher Domínguez Michael en el suplemento dominical El Angel de los periódicos del grupo Reforma, cerró el domingo pasado con una frase que compro mucho: "Me gusta más tener ideas que convicciones".

Estoy convencido de que no es necesario abrir todos los paquetes electorales sino solamente todos los que sean "impugnables". Si esos son 130,800, pues que se abran y se cuente voto por voto toda la elección, pero si no, porqué habríamos de hacerlo?.

Pero leí esta idea hoy:
Legalmente no tendría por qué hacerse eso, pero si de esa forma se conjura el fantasma de 1988, creo que es una opción que debería de considerarse, pues con ello el PRD se quedaría sin argumentos para impugnar la elección.

Ciertamente, ello no desactivaría a los grupos radicales que no aceptan la derrota de ninguna forma, pero éstos ya no tendrían mucho espacio para moverse.

El PRD se encuentra ante una encrucijada: utilizar sólo las vías legales o utilizar también la movilización. Paralelamente el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, se va a encontrar en otra encrucijada: aceptar o no la apertura de los paquetes y volver a contar todos los votos de nuevo.

Esa opción parece innecesaria, pero ante 35% que votó por AMLO y que, con razón o sin ella, ve en cada ser humano a un conspirador, tal vez debería aceptarse este recuento, a fin de acabar de una buena vez con la tentación de la movilización contra la institucionalidad. Claro, si al final resulta que sí ganó Calderón, lo que tendría que hacer El Peje es disculparse por todas las molestias causadas. Mínimo.


Estoy convencido de que los perredistas en general, con muchas excepciones, son chillones y argüenderos por naturaleza. Oportunistas y arribistas, huevones y parranderos. Creo yo que esa gente está bien protestando y mal gobernando. Es necesaria la protesta ante los problemas del país pero su misma naturaleza de mucha protesta y poco trabajo los hace nocivos gobernando.

Y en ese momento leo las ideas de Raymundo Riva Palacio:

El día arrancó con una ventaja de López Obrador de dos puntos sobre el panista, pero gradualmente se fue reduciendo. El recuento de votos este jueves fue similar. Sólo hasta el mediodía, con el recuento fluyendo del norte y el centro del país, confirmado por Puebla en la madrugada del 6, Calderón tomó la ventaja. El PRD ya había agotado toda su maquinaria cuando esa región se tiñó de azul. En toda esa zona, profundamente antilopezobradorista, salieron a las urnas con rabia, generando otro fenómeno colateral de la contienda de 2006, votando no por Calderón, sino contra el perredista. ¿Qué tanto fue ese ánimo el que decidió la elección? Mucho, junto con la debacle del PRI. Habrá que estudiar más el proceso, pero eso parece que ayudó a Calderón como, de haber ganado, hubiera sido también el caso de López Obrador.


Estamos en contra del otro, de nuestros otros mexicanos, de manera ya demasiado marcada. No tolero, emocionalmente, leer el titular de ocho columnas de La Jornada del 3 de julio, diciendo que el IFE fue "rebasado", manipulando asquerosamente los hechos dado que el IFE no fue rebasado y que no proclamar ganador fue la mejor actitud posible. Pero reconozco que la obscena manipulación panista que narra Raymundo Riva Palacio me causó menos, mucho menos daño al hígado. Ambas son monedas de una misma cara: Cualquiera que detenta poder ejerce un grado de manipulación.

Ejercí mi derecho de voto como en 1994: A favor de un tipo con el que guardo coincidencias, un buen muchacho con buenas calificaciones. En 1994 yo voté por Ernesto Zedillo porque Diego Fernández de Cevallos me provocó una desilusión tremenda cuando no quiso echarse al país encima luego de derrotar salvajemente a Cuauhtémoc Cárdenas en el debate presidencial de aquel año. Yo creí en Diego y Diego nos decepcionó a todos los que, jóvenes éramos, creímos en él.

La génesis de este duelo que estamos viendo está desde entonces, desde que en 1994 con un golpe asu candidato y luego en 2000 con otro, la "derecha" le ganó a la "izquierda" la bandera de la "alternancia".

Pero como muchas cosas en México, nada es lo que parece. La "derecha", que tradicionalmente aboga por un adelgazamiento del gobierno, el libre mercado y respeto a las libertades individuales, ha engordado el gasto corriente del Gobierno, ha limitado el libre mercado manteniendo y protegiendo monopolios. Sólo en libertad el presente Gobierno aprueba, aunque no es tampoco que obtenga calificación sobresaliente sino más bien mediocre. Eso sí hay que reconocer, que la derecha mexicana es moderna, consistente con la nefasta evolución de la derecha estadounidense que de Nixon y Reagan, liberales y locos, pero liberales, pasaron al imbécil de Bush, que no es ni liberal ni libremercadista sino un vil traficante de influencias.

La "izquierda" mexicana, por otro lado, es vetusta, decrépita y rancia. Hablan muchos de ellos todavía con palabras como "burguesía", "reaccionarios", "represión", "manejo técnico de la economía" y mucha, variopinta terminología del siglo antepasado. Protectores de las artes y las letras pero del desarrollo científico y la educación de alto nivel ni hablamos. Las causas sociales que se apoyan sólo serán aquellas que den votos, que aseguren la permanencia (o el acceso) al poder.

Y aún con todas estas ideas, o quizá, precisamente por ellas, yo creo que el resultado de la elección es bueno y confío en que Felipe Calderón entienda el mensaje de que ganó "apenitas" y que la división que México demostró en las elecciones existe y es justificada.

Armando Samano lo opinó a las 12:19 p.m.

domingo, julio 02, 2006

Mirada pública: 2 de julio 

    
9:38 am. Tres votos por casilla. La diferencia, con más del 96% computado de los votos, son tres votos por casilla, apenas 388 mil votos. Un par de barrios grandes del DF. Eso es lo que somos diferentes en México. Nos toca revisar a conciencia estos dos días qué tan diferentes somos uno del otro. Nos toca entender si realmente son tantas nuestras diferencias como para encarnizarnos contra el otro.

A pesar de lo que mucha gente de mi entorno teme, a mí no me cayeron tan pesados los comentarios del Peje. Es normal que sea necio y que diga que él tiene la razón. Es normal que se apoye en "los pobres" para justificar su necedad. Pero también ha dicho que respetará el resultado debidamente validado. No faltan sus acólitos imbéciles que proclaman ya desde ahora mismo fraude electoral, "sospechosismos". Para eso somos insuperables, para sospechar, para cuestionar al otro. Jamás para hacer autocrítica, para entender nuestras propias fallas. Pretextos hay miles, y el Peje ya hablo de campañas mediáticas, de elecciones inequitativas (con Loret de Mola, hoy en la mañana), y a pesar de eso creo que prevalecerá el buen juicio y, aún con 2 votos por casilla de ventaja, se reconocerá el triunfo de Calderón.

7:50 pm. La elección estará decidida, como bien goleech, otro colega de Mirada Pública, cuando el agregador de feeds haga que este post aparezca publicado. Veo en la TV a los panistas con tensa emoción. Yo sólo espero que el país sepa resistir la tendencia mesiánica de Andrés Manuel. Que AMLO sepa tomar en cuenta que, a lo mucho, 25% del total del electorado posible lo habrá apoyado con su voto y que, por lo tanto, la Presidencia no es un cheque en blanco ni es solamente para lucimiento mesiánico.

7:10 pm. En la casilla instalada en la escuela Primaria Tlacoquemécatl, en Patricio Sáenz en la Col. Del Valle acudimos a votar ya tarde, como a las 4:15 pm. Las urnas estaban llenas y la casilla vacía, sin gente apenas. Los funcionarios de casilla vestían Burberrys y Dolce & Gabbana. Una pareja de esposos de pasados 40 años votaron y al salir de la casilla el papá gritó: "Viva Andrés Manuel". Su hijo mayor, de más de 1.85 de estatura, se veía que era la primera vez que votaba y parecía por su forma de hablar tener una deficiencia mental. Al salir, dijo en voz baja: "Yo voté por Calderón". Su papá le gritó "Cómo es posible" y el jovencito dijo con voz baja: "yo vote por el que yo creía, calderón, calderón", con voz baja igual, pero firme también.

6:40 pm. Al parecer la mayoría que construirá el ganador de estas elecciones no será suficiente para lograr la gobernabilidad que no tuvo Vicente Fox. Hoy, hace seis años, seguía las elecciones en casa de mi madre y de camino a casa, a las 11 de la noche, pasamos por Reforma e Insurgentes y la ciudad era una fiesta. Pasamos cerca del Ángel y escuchamos el "no nos vayas a fallar". Vicente Fox nos falló incluso a los que esperábamos muy poco de él y esos fallos se están cobran en las urnas hoy. AMLO está prometiendo cosas diferentes, que muchos consideramos incorrectas. Yo espero que AMLO le falle a su electorado y que tenga una presidencia donde no regale las cosas sino que controle efectivamente la corrupción y deje que el pais siga adelante con menos injusticia y que la fórmula para repartir la riqueza no sea, como en el DF, que unos corruptos sustituyan a otros.

6:20 pm. Los noticieros internacionales que se pueden ver en México vía las empresas de televisión de paga tenían las elecciones de México como primer lugar (BBC, TVE, Canal 24 Horas noticias, CNN) desde la mañana de hoy domingo. Las televisoras locales hicieron breves pausas en sus programaciones normales aprovechando que la actividad fuerte del Mundial fue ayer y en realidad el espectáculo que son las elecciones está completamente abierto. A esta hora ya pudieron dar tendencias en Guanajuato (PAN) y Jalisco (PAN) y que en Morelos los datos están muy cerrados como para poder hacer un pronóstico sobre el ganador.

5:59 pm. Empiezo tarde, ya tuve oportunidad de votar, monitorear medios, monitorear rumores informáticos y respirar el aire del DF. Están ahora mismo cerrando las votaciones en la zona centro y ya se anunció el primer resultado, la aplanadora amarilla perredista trae 52% de preferencias en el DF. Se perfilan muchas cosas con ese resultado.

Armando Samano lo opinó a las 5:59 p.m.