jueves, noviembre 06, 2008

Cómo se gana una elección

Me inscribí en el site de Obama por ahí de febrero de este año, justo cuando empezaba el frenesí de las primarias. Antier, con todo el alborozo, no me dí cuenta que recibí un correo a media noche que dice lo siguiente:

Armando --

I'm about to head to Grant Park to talk to everyone gathered there, but I wanted to write to you first.

We just made history.

And I don't want you to forget how we did it.

You made history every single day during this campaign -- every day you knocked on doors, made a donation, or talked to your family, friends, and neighbors about why you believe it's time for change.

I want to thank all of you who gave your time, talent, and passion to this campaign.

We have a lot of work to do to get our country back on track, and I'll be in touch soon about what comes next.

But I want to be very clear about one thing...

All of this happened because of you.

Thank you,

Barack


Me asombra de verdad el poder de comunicación. El equilibrio emocional-racional de la comunicación. La forma suave, firme y directa. El lenguaje de todos los días proyectado a una visión de 100 años. Los 8 ó 10 "you" hábilmente diseminados. La sencillez de la firma (y todo lo que no se parece a "Presidente Legítimo").

Este cambio quizá promete demasiado...

miércoles, noviembre 05, 2008

Hoy es mañana

Y mañana ya empezó. Toca remar porque en la siguiente ola, en algunos años, sí que nos tenemos que subir.

martes, noviembre 04, 2008

Contra el cinisimo: Hace ocho años, hace cuatro años y mañana y mañana

La gente, ¿somos la gente quienes hacemos las cosas? No lo sé. Sé que como rebaño estamos acostumbrados necesitados de un pastor. Eso es así desde antes de Jesús y sigue siendo un hecho.

Hace ocho años y cuatro meses festejamos, en la familia, el derrocamiento democrático y pacífico del PRI. Estábamos, estaba yo, esperanzados de que ese acontecimiento "cambiara las cosas". No las cambió, en realidad, pero lo que yo no supe medir ni valorar es que, de hecho, el cambio ya había ocurrido los seis, ocho, diez años anteriores. Fue principalmente Zedillo el constructor de los cambios que México sí vivió. El cambio, cierto, fue insuficiente, es insuficiente, pero no fue, como muchos trivializan, superficial. Algo cambió en el México del 94. Zedillo no diseñó el cambio, pero no lo detuvo, al contrario, supo administrar su aparición.

En noviembre de 2000 estaba yo en Sunnyvale, CA, en una capacitación laboral. Me tocó seguir por primera vez las elecciones vía Google (las noticias perdidas en webs raras) y ahí aprendí el valor de la información de la calle. Ahí se vió que a pesar de haber ganado "el voto popular" Al Gore no había conseguido los votos electorales suuficientes. Fue una decepción, pero ni remotamente imaginaba yo que la elección de Bush traería al mundo (y sí, también a Estados Unidos) el desastre que en efecto trajo.

Hace cuatro años, ya lo escribí, la decepción fue grande. También en ese tiempo enlacé una página que me pareció todo un documento histórico: Sorry everybody. Una página montada para que el norteamericano contrario a Bush manifestara, a través de fotos, su desilusión por el resultado y le expresara al mundo su pesar, por la manifiesta conciencia de que la reelección de Bush era mala para USA y peor para el resto del mundo.

Es decir, hace cuatro años que mucha gente sabía que había daño en esa decisión y sin embargo esa conciencia no fue lo suficientemente extendida como para contrarrestar la otra conciencia: "primero nuestra seguridad". Debiendo saber, como dijo Franklin, que el que sacrifica libertad por seguridad no merece ninguna de las dos.

En el 2000 había en México liderazgo y arrastre, pero no sustancia, Fox era un globo inflado. En 2004 hubo en USA sustancia, pero no había liderazgo, Kerry no era un líder.

Así, la cita de hoy con la Historia, creo que hará por fin coincidir al líder con la "conciencia colectiva" del rebaño. "Cambio", como mantra, suena definitivamente populista. Pero cuando el arma de la palabra la blande un tipo con inteligencia, firmeza y maneras suaves, hablando del futuro sabiendo que él no tiene pasado y que lo que ha pasado no debió pasar, adquiere un cariz de esperanza.

Sí, los cambios reales los hace la gente, el comerciante, el estudiante, el científico y el artista. Pero sin liderazgo los cambios no se extienden, no trascienden. Que Obama sea el catalizador de los cambios que demandan dejar atrás el miedo y la indiferencia, el cinismo nihilista que, con justificada razón, practican y predican los jóvenes del S. XXI.

Toca hoy construir el mañana, no podía dejar de registrar esto que pienso y siento ahora.

jueves, septiembre 11, 2008

No catchy

Sin definiciones no hay momentos. Los momentos no transcurren, son los que se quedan. Cuando carecemos de momentos nos come el continum. La gente odia el tiempo porque no es capaz de detenerlo. Los momentos, nuestra capacidad de crear hitos, constituyen el mejor conjuro del tiempo.

Voy a buscar de nuevo los momentos, no sé cómo perdí mi habilidad de congelarlos o preservarlos, pero tengo para mí que ahí está el origen del fracaso.

jueves, julio 31, 2008

Hoy empezamos

A renovar los bonos y el precio de la acción "Optimismo". A reanudar la destrucción del conformismo. A construir nuevamente paso por paso.

lunes, mayo 26, 2008

La calle en la que te ví por primera vez

En realidad fue Campos Elíseos esquina con Arquímedes, pero a mí me gusta pensar que fue en Zacatecas, en la colonia Roma.

Me enojé tanto ese día, el día de la Roma. Me enojé porque no pensaba en que te vería por primera vez ese día. Yo pensaba que serían muchos días después, unos 40. La cita me la hicieron sin yo saberlo y no me avisaron sino hasta que ya estabas ahí. Eran las seis de la tarde y yo a esea hora, por lo regular, estoy trabajando. La llamada era fulminante: "si no llegas en 15 minutos no lo podrás ver".

¿Quién quiere perderse el destino?, ¿Quién no quiere ver el futuro?, soy workholic, pero todavía tengo alma.

Sí me imaginaba el futuro, como siempre con más realismo que magia. Con más realismo que ilusión. Y el realismo me pintaba cosas diferentes a las que estoy acostumbrado. Cambio, cambio era el signo de tu llegada. Cambio para el que no estaba preparado.

Te ví y ahí me lo dijeron: estaba ahí el elemento más inquietante: Eres hombre, varón, niño, sexo masculino. Mi eterno coco. Con mi padre, lo sabrás, no me llevo del todo bien. Siempre fui su orgullo, su trofeo. Nunca me hubiera querido si no lo fuera, como no quiere al hijo varón que no es su orgullo. Tuve buenos amigos que perdí con suma facilidad (o de las formas más extrañas posibles). Ya en la adultez la intimidad es muy dificil de compartir, siempre lo he dicho: hay intereses, no amistades.

Ninguna de estas afirmaciones está en piedra, igual sí logro conservar para siempre a los amigos que ahora tengo.

Pero anoche que estábamos en el baño, enseñándote a hacer en la taza, y que despediste a mamá para quedarnos tú y yo solos platicando me dí cuenta que por primera vez tengo un amigo varón seguro para toda mi vida.

viernes, abril 04, 2008

Voltear a la izquierda

Renacer en este blog se me ocurrió caminando de noche, solo, en la playa. Me detecté un patrón: Siempre miro más a la izquierda. Cuando caminaba hacia el norte, miraba el hotel. De regreso, hacia el sur, el mar me espantó: el cielo escupía estrellas. Para un chilango empedernido el cielo estrellado es una visión de película de Sci-Fi.

En un eclipse de luna que ocurrió hace poco más de un mes montamos el telescopio en la azotea del edificio donde vivimos para verlo mejor. Hacía frío, viento frío y Joaquín y yo pescamos una tuberculosis que por poco y se nos convierte en tos. Más de un mes tardó la tos en darnos algo de paz. Joaquín ni siquiera vio el eclipse.

Pagamos un precio por una sensación. Estoy desacostumbrado a ello, pero creo que es un signo de nuevos tiempos.

jueves, abril 03, 2008

Los bajos sonidos

Las letras estàn en todos lados. Cada paso proporciona pretextos infinitos para condensarlas, para palabrar, para frasear, parrafear, discurrir (discursar?). Y aun con eso he evitado sistemàticamente el impulso.

Hace años sentía que podía y debia estar afuera. Ahora el impulso es diferente: no puedo estar adentro.

Aqui estoy ahora, otra vez, afuera.