There is no such thing as WOM

martes, septiembre 26, 2006

Allá en la sierra 

    
Repaso mi lista en bloglines y encuentro nada acerca de Oaxaca y el problema entre la APPO y el gobernador Ulises Ruiz. Estamos lejos de allá y supongo que por eso ellos vienen tanto. Sin haberme informado mucho, concluía yo que era el típico problema caciquil y que el famoso gobernador no había hecho bien su tarea de amarrar a las organizaciones sociales con el pan y el palo y que le tocaba renunciar. Mi desconfianza hacia las "organizaciones sociales" en México es, permítaseme la licencia, orgánica, física. Sin embargo, en el caso específico de Oaxaca, con tanta pobreza, es mucho más fácil asumir que el que detenta el poder es un tirano y un gandalla.

Pero como tantas cosas en México, la verdad no es de un solo color. Ayer Leonardo Curzio, uno de los pocos periodistas a los que el Peje todavía les da entrevistas y que poco se le puede acusar de derechista, denunciaba en El Universal que algunas organizaciones que forman parte de la APPO han recibido dinero público, no poco, y que no tienen la obligación, ni pueden, rendir cuentas de cómo lo han gastado. Y al parecer, uno de los orígenes del conflicto es justamente el que no se les quiere seguir dando dinero.

Verde comentó en el post donde escribí que no había nada qué festejar cuando declararon a Felipe Calderón Presidente Electo que lo verdaderamente importante es darse cuenta que la solución no está ni estará en los gobernantes sino en la gente. Pero yo pienso la gente es mucha gente y no mucha tiene la capacidad de ser librepensadora y mucha no tiene la voluntad de ser librepensadora y aquellos que les gusta detentar poder no pueden resistir la tentación de abusar de ambas circunstancias para mover las cosas a su conveniencia.

Por eso es que la sociedad tienen que tener reglas de convivencia (también conocidas como "leyes") y por eso es que es importante hablar y discutir lo que hace la gente que tiene el poder formal de ejecutar, de interpretar y de hacer las leyes y estar al acecho y vigilante de lo que hacen. También es necesario vigilar a los que, aún sin tener poder formal, sí tienen poder real (los dirigentes de organizaciones clientelares) y que, en mi opinión, son el más grande cáncer social de México puesto que ejercen su poder sin reglas, sin contrapesos, sin antídotos y orientados únicamente por sus intereses.

Armando Samano lo opinó a las 9:42 a.m.

lunes, septiembre 25, 2006

Gracias 

    
Nadie de ustedes tiene nada qué estar haciendo aquí. Me prometí hacer un amplia reseña de esta obra en cuanto me tocara mi turno pero mi tiempo hoy es escaso y mi pluma débil. Por favor, por favor, por favor, por favor, por favor, por favor, vayan a leer esto. Si algo encuentran disfrutable aquí, sin duda allá será mucho mejor.

Armando Samano lo opinó a las 9:31 a.m.

martes, septiembre 19, 2006

Periferias y suburbios 

    
Siendo chilango de 3 o 4 generaciones atrás (mi padre no me sabe decir bien, pero casi está seguro que su abuelo también es chilango) debo reconocer que hasta los 13 años conocía muy poco de mi ciudad. Crecí en algo parecido a "los suburbios" pero Región 4, es decir, algo intermedio entre ciudades perdidas y barrios clasemedieros chilangos.

Para mí, "ir al Centro" era toda una experiencia poco frecuente a pesar de que el trabajo de mi padre estaba justamente en donde empezaba Av. José Ma. Izazaga, a media cuadra de la que en 1985 todavía era la estación del metro más famosa de Chilangolandia, Pino Suárez (Metro Balderas, gracias a Rockdrigo y al Tri, la desbancó poco después). Por eso y porque sé que 80% de los defeños comparten en mucho esa experiencia es que la toma de Reforma, a manos de los amloístas, me pareció un hecho nefasto pero sólo por el significado del acto y no por su trascendencia en la vida de la ciudad. A fuerza de ser honesto, Paseo de la Reforma no recuerdo haberlo caminado hasta muy cerca de mis 20's y en auto, antes de los 16, no más de 6 u 8 veces. Recién casado viví a tres cuadras del Angel de la Independencia y las caminatas de embarazo nos las recetábamos a las 1 am, regresando del cine Diana al deptito que rentábamos en plena Zona Rosa. Sí quiero y mucho a Reforma. Sí sé que en esa parte de Reforma late el corazón del poniente rico del DF y sé que también el golpe tuvo esa intención.

En general soy demasiado chilango. La fecha de ayer, 21 años depués, todavía me anuda la garganta. En mi alejado suburbio, en Lindavista y (r)Aragón, también hubo daños. Los angelitos que coronaban la iglesia de San Cayetano decidieron desafiar la gravedad y el Sears de la esquina de Montevideo y Av. Politécnico Nacional se vino completamente abajo. En la secundaria ya íbamos mis dos hermanas grandes (la otra pequeña iba al kinder) y yo. Nos regresaron a nuestras casas al comprobar que todos estábamos vivos (algunos con trabajos, se cayó un transformador sobre un coche estacionado a dos casas de la escuela) y esperamos, junto con otros cuatro compañeros que vivían por nuestros rumbos, casi una hora el Ruta 100 (así se llamaba el sistema de autobuses públicos de la época).

Con todo lo feo que era ver la torre de Sears obsruyendo Montevideo (cuatro de seis carriles) lo verdaderamente dantesco fue ver el molino de "Gamesa" hecho literalmente harina. Estaba al final de la avenida Inguarán (ahora Congreso de la Unión) y Ferrocarril Hidalgo. Era la estructura más alta de todo el nororiente de la ciudad y se distinguía con facilidad desde la bajada del Cerro del Peñón, por el aeropuerto. Debía de medir unos 60 metros de altura y estaba pintado de blanco. Me gustaba mirarlo por la ventanilla del camión en mis regresos de la secundaria porque a partir de ese punto el Ruta 100 se movía con mucha más agilidad y en poco tiempo me acercaría a mi casa.

Fue ahí cuando mis hermanas y yo nos dimos cuenta del tamaño de la tragedia. Las avenidas estaban desiertas, ni patrullas ni ambulancias alrededor del gran edificio. Sólo que estuvieran todos muy ocupados en otras tragedias era explicable el abandono. La fábrica donde trabajaba mi padre estaba estratégicamente situada en medio del Hospital Juárez y el Conjunto Pino Suárez, ambos completamente derrumbados.

Cada año busco con desesperación "7:19", una rola del grupo de rock progresivo mexicano Iconoclasta que tiene dos particularidades, tienen de vocalista invitado a Huizar, un antiguo jevimetalero chilango (combinación no tan frecuente, progresivo+metal) y una poesía sencillísima y así, estremecedora:

"Dónde están
quiénes fueron
qué es de ellos..."

De Rockdrigo, muerto en su departamento en la calle de Balderas, se dice que se chingó por una "sobredosis de cemento". De las historias de gente que había vuelto a vivir depués de días sin agua ni comida estuvo lleno el imaginario colectivo chilango durante años.

Siempre intento hacer un post de mis recuerdos del terremoto del 85 por estas fechas y nunca me había animado. El post salió mucho peor de lo que me imaginé y es que los recuerdos me ganan, no tengo ni quiero tener forma o capacidad de ordenarlos. Yo viví la tragedia de mi ciudad desde la periferia y desde entonces me dolió. Ahora, más cerca de su centro, sigo siendo un "extranjero" que ama la ciudad que le dio sus oportunidades y sus terrores.

Armando Samano lo opinó a las 11:50 p.m.

viernes, septiembre 15, 2006

Discapacitado 

    
Acabo de decir que no sé que haría sin mi laptop. Pues más me vale irlo averiguando porque me acabo de quedar sin ella. De hecho este nuevo post lo hago desde otra laptop que me compraron de emergencia en la oficina pero la anterior valió chetos y como Dell se tarda 15 a 20 días en entregar y un esclavo como yo no puede dejar de trabajar tanto tiempo, me atendieron con una Gateway mientras.

Nos vaciaron la oficina ayer a la hora de la comida en las narices de varios de los compañeros de trabajo (yo estaba comiendo) y miles de factores circunstanciales (falta de respaldo, "hubieras" surtidos, costumbres rotas) me hacen sentir como un imbécil. Yo sé/sabía que mi laptop era muy valiosa para mí. Yo predico y trato de practir el desapego zen. Y sin embargo de tanta rabia ayer, me dio una terrible depresión.

Tengo buenos mecanismos de reconstrucción y autodefensa contra agresiones que pueda cometer contra mi mismo. Pero sin miedo a equivocarme, la de ayer fue la pérdida más grave que he tenido en muchos, muchísimos años.

Me toca reconstruir, trabajar aún más.

Armando Samano lo opinó a las 6:01 p.m.

martes, septiembre 12, 2006

Déjalo ir 

    
Pasa a veces que no quieres dar vuelta a la página porque te gustó mucho el presente. Pasa que no quieres seguir avanzando y te congelas. Pasa que un post te gustó y quieres que ahí se quede y sin embargo sabes que ya su tiempo pasó.

Tengo oficina nueva dentro de mi misma oficina. Esta tiene ventana. De todas las oficinas con ventana de mi oficina esta es la que tiene la ventana más chica. Tengo vista hacia el norteste de la ciudad sentado desde mni escritorio, aunque de pie y pegado a la ventana tengo 170 grados de vista hacia el norte. En un día claro como hoy, sentado haciendo este post, puedo ver la Torre de Mexicana, la Torre Latinoamericana, la nueva Torre de Relaciones Exteriores y el Sheraton Centro Histórico. El Liverpool del nuevo Parque Delta, donde antes estaba el estadio de béisbol "Parque del IMSS". Al fondo se ve la sierra del Tepeyac en un plano cercano y la sierra de Apan, Hidalgo, en plano más lejano.

Llevo unos veinte días en esta oficina y hasta hoy puedo disfrutar un poco de la vista. Mucho por el trabajo, mucho por el clima, no había podido hacerlo. Somos una ciudad fea y compruebo mi avanzado daño mental al reconocer que fea y todo, adoro y me encanta mi ciudad.

Estoy participando en Big Blogger y me gusta. A pesar de que mi escasa fama blogosférica está basada en mi batianismo me parece que se me pericbe como un bloguero solitario, poco proclive a participar en esfuerzos colectivos. Nada más cierto. En realidad, me gustaría mucho particpar en esfuerzos colectivos, porque creo que esta cosa, la blogocosa, endogámica y todo, tiene mucho por avanzar en ese sentido. Pero no he encontrado el tiempo ni la motivación suficiente. Incluso en lo que si tengo motivación (quisiera poder añadir puntos al manifiesto batiano, por ejemplo) la indisciplina con la que he tomado el blog me lo impide por completo. Sé que el blog debe seguir así, indisciplinado.

Y entonces solo se me ocurre decir que me gusta mucho este tipo de espacios (los blogs) y que creo empiezan a manifestar signos de cansancio. Era previsible y ahora está siendo patente que la famosa explosión de los blogs, que los blogs como formato, están cediendo su popularidad a los mucho más populares "YouTube" y "GoogleVideo". Mucha gente puede alegar que son, que serán diferentes. Yo solo digo que por algo en México 90 millones de personas ven televisión y solo un millón de personas lee periódicos.

Armando Samano lo opinó a las 3:37 p.m.

viernes, septiembre 08, 2006

Cosas que quiero contar de mí 

    
Ando con ánimo "procrastination". Tengo montañas de trabajo, vaya, cordilleras (súmenle el Himalaya y los Andes, mínimo), todo importante y 95% urgente y en lugar de ocupar mi viernes en la tarde en hacerlo voy a tomar un batón de Salvador Leal, a ver si llego a los 50 puntos de cosas que quiero contar de mí:

1.- Nací bonito y la adolescencia me hizo feo, pero ya me voy recuperando del golpe
2.- Tengo excelente memoria para olvidar lo que no me conviene
3.- Nunca nadie me ha adivinado mi signo zodiacal en menos de cinco intentos, 90% de la gente no lo logra ni 10.
4.- No creo nada en los horóscopos. 4a) Soy enemigo de la astrología. 4b) Sé que la convención de astrónomos que declaró a Plutón como "no-planeta" lo hizo para joder a los astrólogos y 4c) eso me hace feliz.
5.- Llevo 8 años usando únicamente laptop. No sé vivir sin ella.
6.- Mi cuenta de correo de hotmail es de las primeras 500 mil que dieron y la más vieja que yo conozca.
7.- Quise ser astrónomo desde los 8 años.
8.- Mis amigos de secundaria dicen que cambié totalmente en la preparatoria. Sigo siendo el mismo desde que nací.
9.- Siempre fui viejito. A los 11 años procuraba hacerla de réferi en las peleas entre mis padres.
10.- Mis raíces familiares son humildísimas. Mi padre no terminó la primaria y mi madre terminó una secundaria que ahora sería como cuarto de primaria. Mis padres, nunca lo digo, son héroes.
11.- Me gusta mucho mi trabajo, me gusta ser vendedor.
12.- Me gusta hacer lo que hace mucha gente de forma diferente.
13.- Estoy enfermo de responsabilidad
14.- Lamento mucho haber perdido mi pasión adolescente por la música.
15.- Es lo único que lamento haber perdido.
16.- Creía que no era capaz de entender el género masculino hasta hace cuatro meses que nació Joaquín.
17.- Apenas ahora, a mis 34 años, estoy aprendiendo a apreciar la belleza de la forma de las cosas.
18.- No he leído muchos libros, pero los que he leído los he leído muy bien.
19.- Soy entenado ideológico de Octavio Paz.
20.- Tengo una capacidad infinita para la cursilería.
21.- Mi padre me molestaba cuando era niño por mis nalgas. (confesión que puede sonar demasiado fuerte, pero no hay tal morbosillos, solo se burlaba de su prominencia)
22.- Colecciono datos inútiles en mi cerebro.
23.- Sé que no hay nada nuevo en el mundo ni en el universo desde el Big Bang
24.- Sé que no tiene sentido preguntarse qué había antes del Big Bang
25.- Me gustan mucho los números, me gusta su inhumanidad
26.- Soy anal-retentivo con el comportamiento tribal, de rebaño.
27.- Soy hermético en mis opiniones negativas
28.- Nunca he sido "muy" en nada.
29.- Nunca he sido "poco" en nada.
30.- Tengo sentimientos de culpa con mi familia extendida.
31.- Me da pena que la gente cercana envidie la felicidad de mi familia.
32.- No creo en ningún tipo de dios.
33.- Creo que todo es entendible y que como especie, si duramos, llegaremos a poder explicarlo
34.- Tiene diez años que no puedo ver completa cualquier película de la trilogía inicial de Star Wars
35.- Si pudiera producir una película hoy, sería basada en "Los Periodistas" de Vicente Leñero, con dosis de "La guerra de Galio" de Aguilar Camín.
36.- Tuve y provoqué un orgasmo solo con la mirada.
37.- Me gusta manejar rápido en la ciudad y no tan rápido en carretera.
38.- Me sigo emocionando cada que explico las cosas que vendo a un comprador nuevo, y me sigo poniendo nervioso.
39.- Quiero heredarles a mis hijos mi colección de revistas y periódicos.
40.- Tengo miedo de que no quieran esa herencia.
41.- Tengo miedo de que no sea necesaria o valiosa esa herencia.
42.- Pensé que no lelgaría a 50 cosas que quisiera contar de mí.
43.- Me gustaba mi vida de estudihambre nostálgico y solitario tanto como la que tengo ahora.
44.- Me ha costado mucho trabajo no mencionar a Edith, mi esposa, como algo que quiera contar de mí.
45.- No logré no mencionarla
46.- Como de todo, literalmente piedras, si debo hacerlo.
47.- Cada vez tengo menos pasiones y no soy ni más ni menos feliz por ello.
48.- Me gusta escuchar más de lo que me gusta hablar.
49.- No entiendo la gente que no le gusta viajar.
50.- No me gusta olvidar tanto las cosas que no me convienen

Armando Samano lo opinó a las 4:50 p.m.

jueves, septiembre 07, 2006

Rebanadas de espacio-tiempo 

    
Leí ayer un post que me ha dado comezón desde entonces y no supe bien porqué hasta hace una hora.

Tal y como le comenté al Huevo, su post no me gustó a pesar de estar de acuerdo con mucho de lo que el post dice y quiere decir (lo que dice entre líneas). Hace rato, platicando con Salvador Leal sobre algo completamente diferente, entendí lo que no me gustó del post.

El post es una excelente demostración matemática de que x + 2 = 4 donde x parece ser 2 pero no lo es. Es decir, parte de una premisa errónea que asume cierta y de ahí desarrolla, con impecable lógica, toda una teoría de varias explicaciones universales. Por ahí le atina a varias conclusiones, pero está fundamentalmente mal en sus premisas.

No hay tal cosa como "hombres" y "niños". No hay tal cosa como "crecer". Una de las razones por las que yo abogo mucho en mi círculo social por la soltería es porque sé que la vida en pareja es una rareza, una condición anormal del ser humano. No hay complementos. La pareja es, igual que Dios, un invento existencial del género humano en un vano intento de curar su soledad. Eso desde el punto de vista de la psique. La extraordinaria fecundidad del género humano y su, hasta ahora, exitosa reproducción, se debe solamente a que podemos reproducirnos y nos gusta reproducirnos (o intentarlo) en cualquier época del año.

Huevo afirma que es mejor el niño con huevos (valor para retar varias circunstancias) que un hombre con pañales (cobarde que no sabe sino cagarse de su actual vida). Y de ahí desarrolla una larga teoría sobre un valor que sí es fundamental, la independencia. La premisa es incorrecta. No es mejor un niño con valor que un hombre con cobardía, sólo son diferentes porque son momentos diferentes. Descubrir las trampas de los clichés sociales es importante y necesario, pero no es sustantivo. Lo sustantivo es entender que cuando se dice: "yo soy yo y mi circusntancia" hay un claro orden. Primero uno es individuo y después viene la circunstancia.

Y la circunstancia es esa cosa que es muy complicada de entender que se llama "espacio-tiempo". Somos, primero nosotros mismos, luego el lugar en el que estamos y luego el tiempo en el que estamos. Así para cada cosa, fuimos diferentes en otros lugares y en otras épocas, pero no se puede comparar lo que fuimos con lo que somos porque las circunstancias cambian. El hombre es un ser que tiene la capacidad de modificar su circunstancia parcialmente (su espacio) y sin embargo no tiene, todavía, la facultad de cambiar su tiempo. Y es eso lo que genera la noción (y la angustia) del crecimiento. Podemos cambiar lo que nos rodea en espacio pero no podemos movernos (o desmovernos) en el tiempo. Podemos jugar con la ilusión del tiempo, de permanecer estacionados, o ir hacia adelante o viajar hacia atrás o coexistir en diferentes momentos del tiempo. Todas esas opciones, cualesquiera, son ilusiones.

Es por eso que no me gustó el post del Huevo. Porque compara espacios-tiempos y asume "yo"'s únicos. Compara su "yo y mi circunstancia" con el "yo y mi circunstancia" de su amigo, asumiendo que tienen "yo"s similares pero que la circunstancia actual es mejor. No hay mejores, hay diferentes. La felicidad, incluso, no garantiza mejoría. En lo que sí atina el Huevo es que, justamente, la capacidad que distingue al ser humano es la capacidad de modificar su circunstancia (jugar XBox vs. estar infelizmente amarrado). Entre mejor se ejerza esa capacidad mejor "parece" el ser humano en un punto específico del espacio-tiempo. Pero la evaluación sobre "mejor" no debiera ser, creo yo, sobre un punto específico del espacio-tiempo, sino a través de su continum. Y lo único que permanece a través del espacio-tiempo (de su circunstancia) es el "yo".

En algún post reciente toqué tangencialmente el tema del éxito. Concluí, sin escribirlo, que el éxito no se alcanza nunca pero hay gente que se dedica a perseguirlo y hay gente que no lo hace. Se llama ambición. La crítica que el Huevo percibe a su estilo de vida está en la forma como la gente ve sus ambiciones y cómo sus actos lo llevan hacia ellas. Son, de nuevo, clichés sociales. El Huevo tiene SUS ambiciones y hace bien en exigir que no se le critiquen puesto que son tan válidas como las de cualquiera. Lo que no está bien es que mida lo demás conforme se molesta que lo midan a él. Eso es lo que no me gustó de su post.

Armando Samano lo opinó a las 3:52 p.m.

martes, septiembre 05, 2006

Nada que festejar 

    
Jimena acababa de cumplir dos años, iba dormida en su silla en el asiento trasero del coche. El camino hacía necesario transitar por Reforma ya que mi hermana Patricia vivía cerca del Angel, nos quedaba de camino y le dimos un aventón a su casa.

Nos reunimos el 2 de julio de 2000 desde la tarde, después de haber votado, en casa de mi madre para ver por TV, como si fuera espectáculo, el desenlace de las elecciones de ese día. Sabíamos, todos, que la posibilidad de que Fox ganara era grande y sin embargo nada era certeza. Todos recitábamos de memoria las encuestas: "si sale mucha gente a votar, gana Fox". Fox ganó, Zedillo reconoció los resultados del PREP y la felicidad era indescriptible. Por fin los mexicanos habíamos hecho algo por nosotros mismos y sin que nos costara sangre: Cambiar el régimen de gobierno.

Yo sinceramente creí que Fox podría ejercer un liderazgo sólido y sentar las bases de un cambio profundo en nuestra sociedad. Creía yo en su diagnóstico de la situación y en varias de las rutas a seguir que marcó en su libro "A Los Pinos". Era yo consciente de su inexperiencia como político y eso, en mi inocencia, me parecía más una virtud (quién diablos puede confiar en un político?) que un defecto, siempre y cuando pudiera "ejecutar". Eso sí, le veía un solo defecto: Martha Sahagún.

La ñora me parecía nefastilla, arribista. En alguna parte de este blog está documentada la aberración que siempre he sentido ante ella. Ahora, seis años después que toca hacer una pequeña e inmediata evaluación, puedo concluir, a golpe de vísceras, que ni López Portillo, ni Carlos Salinas de Gortari le han hecho al país tanto daño como Martha Sahagún de Fox.

Hoy el Tribunal Electoral ha calificado la elección del dos de julio de 2006. Se dice que la calificación fue en principio dividida pero que se pusieron de acuerdo en un dictamen con salvedades de forma puesto que un dictamen dividido hubiese hecho aún más dificil esta crisis institucional. El fallo, estaba cantando, fue a favor de Felipe Calderón por 14 millones 916 mil 927 votos contra Andrés Manuel López Obrador, que obtuvo 14 millones 683 mil 96 votos, poco menos de 234 mil votos de diferencia. Una ciudad pequeña, un par de barrios grandes.

Felipe Calderón arranca con las peores expectativas que ha tenido cualquier presidente en la historia moderna de México (y miren que Miguel de la Madrid y Zedillo son buenos competidores). Justo MMH y EZP fueron presidentes criticados por grises (y es que en México nos gustan los colorcitos). Llevamos años necesitando un buen pueblo qué gobernar y un buen gobierno que ejerza el poder. Nada de eso ocurrió hoy en virtud del fallo del Tribunal. Conservamos el piso mínimo, que es que una cierta mayoría está de acuerdo en respetar nuestras instituciones. Eso no es festejable.

Solo espero que, como De la Madrid y Zedillo en su tiempo, Calderón termine su sexenio mucho mejor de como lo empieza.

Armando Samano lo opinó a las 5:06 p.m.

viernes, septiembre 01, 2006

Punto de partida 

    
Creo, como practicante continuo del miedo, que Yoda tiene razón: "Fear is the path to the dark side. Fear leads to anger. Anger leads to hate. Hate leads to suffering".

Me avergüenza sentir miedo. Estoy muy confundido porque estos días he sentido miedo de algo que no conozco pero hay muchas señales que dicen que, de tanto hablar de peligro y miedo, lo hemos conjurado.

Yo no sabía que a una situación como la que vivimos en México se le conoce, en el slang norteamericano, justamente como Mexican stand off. Lo aprendí apenas antier ya que en el trabajo estamos confrontados así con un cliente. El jueves pasado fuimos Edith y yo por primera vez al cine solos desde que nació Quimo y, como ya era la última opción justo a las 11 pm que llegamos al Cinépolis, entramos a ver United 93. Más miedo. En ese tiempo hice una introspección muy fuerte y pensé todo el tiempo que el miedo era el resorte que estaba desquiciando Estados Unidos y el mundo en septiembre del 2001. Más miedo que amenaza o peligro real. Yo viajaba bastante a Estados Unidos en esa época y me tocó un vuelo escoltado por un caza (F-16, o algo así) porque se reportó una avería en un motor despegando de Washington. El año siguiente se estrenó una película que por tener a Ben Affleck fue severa y justificadamente despreciada y sin embargo condensa muy bien la idea:
Sir, I know you. I know you had nothing to do with the Baltimore bomb, and you sure as hell know you didn't! But you're still about to launch a nuclear strike against us! This no longer has anything to do with Baltimore! Now it's about fear! Our fear of your missiles, your fear of our subs, fear of being weak, fear of making a mistake... the same fear of the other guy that had us build these goddamn bombs in the first place!

El artículo de Wikipedia señala, sin embargo, que esa actitud es mexicana, según el slang gringo. Yo siempre dije que el miedo es el arma de control que usan los gobiernos fascistas. Que nos ordenan tener miedo para ejercer el poder a sus anchas.

Pero ayer en la escuela de Jimena enviaron una circular a los padres avisándonos que enviar hoy a nuestros hijos a la escuela era "responsabilidad nuestra" y que si bien ellos trabajarían con todo el personal, no considerarían como "inasistencia" la falta. Nos dijeron, en la escuela de Jimena, que tuviéramos miedo.

Y lo peor fue que lo sentí. Sentí miedo de que "algo" pasara (vivo lejos de Reforma que es donde puede ser, poco probable, que ocurriera algo) y que Edith tuviera que salir corriendo de la casa con Quimo porque yo no pudiera hacerlo para recoger a Jimena de la escuela (que está a cuatro cuadras de la casa). Sentía vergüenza de sentir ese miedo (muchísima vergüenza) y me inventé pretextos mentales diciéndole a Edith que, si alguien me recibiera la apuesta, yo apostaría muchísimo dinero a que hoy no va a pasar nada en el DF y todo quedará en un Mexican stand off. Pero que una cosa era apostar dinero y otra muy diferente la seguridad de mis hijos. Sting cantaba en "Russians" que Dios nos salvará a todos si es que los rusos aman también a sus niños en los años pesados de guerra fría de los 80's antes de la Perestroika.

Ya es la una de la tarde y al parecer el Mexican stand off se planteará a las cuatro de la tarde cuando AMLO haga su pronunciamiento público respecto a lo que hará durante el informe de Fox. Ahora que sé que no pasó nada me avergüenzo aún más de haber obedecido una orden tan estúpida: Sentir miedo.

Y sin embargo, si se trata de mis hijos, me es completamente inevitable.

Armando Samano lo opinó a las 11:02 a.m.