There is no such thing as WOM

lunes, noviembre 21, 2005

Infonomics 

    
Semidios me decía que el veía bien el asunto de las laptops de 100 dólares pero le preocupaban las repercusiones que podría tener el asunto en el ámbito de la distribución. Es decir, que el reparto no fuera justo (cuándo un reparto es justo en México) y que se traficara con la oportunidad.

Aquí es donde mi "yo, capitalista" brilla mejor. Mi propuesta es, justamente, que la compra sea de un volumen tal que evite esos problemas. Veinte millones de laptops son muchísimas, demasiadas. Tantas, que harían que el "mercado negro" o el traficante de favores perdiera sentido. De valer cien dólares llegarían a valer cero. Se volverían tan fáciles de conseguir que no tendría caso traficar con ellas. Y debería ir acompañado de una campaña mediática que hiciera palidecer de risa al maldito Teletón: "Las laptops son para los niños", debiera ser el mantra con el que desayunaran, almorzaran, comieran, cenaran y cogieran todos los mexicanos. Si 20 millones de laptops no son suficientes (estoy pensando en el número de teléfonos celulares, más de 30 millones ya) entonces que sean 50 millones. La inversión sólo tendría sentido así, neutralizando los posibles vicios que se generaran por la distribución.

El Conde de Almaviva apunta, por su parte, que Internet no es una "necesidad esecncial". Mi propuesta de las laptops debería aplicarse, creo, a la franja de 50 millones de mexicanos que, siendo muy pobres, no son paupérrimos, franja que abarca, según la Sedesol, aproximadamente 16 millones. Por supuesto que si cualquier persona de esa franja desea acceder a una, debe proporcionársele sin demora. Pero coincido que la laptop es un poco menos esencial que comer y tomar agua limpia. Es necesario sustituir o dotar de alternativas a la gente de lo que actualmente "come" en cuanto a entretenimiento. Internet tiene infinitas posibilidades, no solamente TV Azteca o el Canal de las Estrellas. Internet se aprende solito. Yo he visto a los niños manejar con enorme destreza el navegador de Internet sin tener apenas noción de lo que están haciendo.

Pepo se preocupa por los contenidos (también por lo de la luz, pero si se observa, la computadora está diseñada para recargarse de energía manualmente). Mi experiencia con niños (mi hija, mis sobrinos, familiares todos cercanos, todos con diferente antecedente socio económico) es que los contenidos se cuidan solos. Pretender controlar los contenidos no es sólo anacrónico sino imposible. Lo que habría que hacer sería rediseñar por completo la forma como se concibe la educación pública. Hay suficientes contenidos en Internet para que la propia "vida del conocimiento" se abra paso entre los chavos. Se ha criticado mucho la Enciclomedia pero a mí me ha tocado ver los contenidos del sistema y son bastante buenos. El problema es que es el mismo modelo educativo: maestro-alumno. El conocimiento, gracias a internet, es ya un commodity, ya no se trata de que sea dificil conseguirlo. Es dificil distribuirlo y hasta antes de esto, se necesitaban laptops muy caras o maestros muy idiotas. Esa es la gran virtud de este proyecto, la posibilidad de eliminar esos costos y esos "intermediarios" de conocimiento. Sé que no se debe generalizar, pero de verdad que el promedio de maestros de México no cuentan con las habilidades que requiere ese nuevo modelo educativo. Lo bueno es que con ese modelo ya no es necesario que sean ellos los que "manejen" el pizarrón, sino que solamente se necesita que vigilen el proceso de autoaprendizaje de los chavos.

Poner una laptop de 100 dólares en las piernas de cada niño de México es pagarles, casi, la deuda de generaciones que no han tenido luz, agua, teléfono. Es enseñarles que hay un mundo diferente al que pueden acceder con preparación y trabajo. Muchos, muchísimos niños, no saben eso.

Armando Samano lo opinó a las 2:10 p.m.