There is no such thing as WOM

martes, octubre 21, 2003

Al día de hoy su saldo es de: 

    
Ochoaeme descubro en el Reforma (ojéis!) que viene King Crimson de nuevo al DF, en Diciembre. Damn!, me urge cobrar las pinches comisiones si quiero ir a verlos. Ochoyveinteaeme, Harry Potter y sus amigos, concierto en la Sala Ollin Yolliztli en Diciembre... pinche presupuesto se va al caraxo. Ni módulos, para eso está el dinero de plástico.

Onceaeme recibo mail: "favor de enviar por fax datos de banco para depósito". YESSS

Doceaeme recibo orden: Viene Granjefenuevo a la expo de Monterrey, hay que lucirse. Coño... No debería preocuparme lamer culos de jefes, estoy acostumbrado a hacerlo con los clientes. Pero aunque es lo mismo, no es igual. Remilgoso que es uno.

Unaymediapeeme correr a la prensa digital para imprimir (todo a última hora, por mi grande culpa) folletos y pasquines para la expo de Monterrey: "¿no me los tiene para mañana temprano?" "¿20% más por trabajo urgente?" (chingada madre conmigo, porqué dejo todo a última hora)

Trespeeme "no señorita, no puede ser ése el archivo que le dí" (lo dicho, las prisas)

Cincopeeme "no esta registrada Karla en el Users Conference cabrón!" "¿no? (duh)" "pues regístrala"

Seispeeme "señorita, mi granjefe viene y me urge la reservación" "lo siento estamos llenos ese día" (coño, ahora sí a parir chayotes)

Sietepeeme: No pasó el fax, "escanéalo" y mándamelo por correo...

sieteymediapeeme: El pinche blog!! que disciplina ni qué madres!

Mañana es cumpleaños de Edith y yo sin quinto para el regalo, unas flores y a la frut, de momento. Me largo a Monterrey el domingo y mi sobrina española llega el sábado, apenas la veré unas horas. Bueno, a mis cuñados también, pero la que me "puede" es Frida. Tiene año y medio y es súper berrinchuda. Mi cuñada cuidó a Jimena a esa edad y no deja de decirnos que Jimena la malacostumbró mucho. Es mucha crueldad de su parte comparar niños.

Platicando con la que escribe desde el paraíso llegamos a un cierto tipo de idea común: La paternidad debería ser la excepción. Demanda muchas cosas, demasiadas, criar medianamente bien a un niño. Dosis de paciencia, mucha, combinadas con mucho amor, firmeza, equilibrio, sentido común. Una billetera decente. Muchas ganas, voluntad de hierro. Y mucho desprendimiento. Porque después de invertir amor, dinero, tiempo, energía, VIDA, hay que saber que "son prestados" y que se van poco a poco pero inexorablemente. Y no hacer el mínimo gesto durante esa larga partida, que puede y suele durar años. ¿De verdad se puede?

Más importante aún ¿De verdad es necesario ser así? No, no es necesario. Si fuera necesario nadie estaríamos vivos. Pero eso no quita que no sea por ahí por donde debamos buscarle. Ya hablando de niños se me baja el PH y pienso un poco más tranquilo. Sí, de aficionado a la Física (gracias a la medicina cotorra por los recuerdos) pasé a ser papá profesional. Y dicen que no es cierto eso de que la vida te da sorpresas...

Armando Samano lo opinó a las 7:54 p.m.