There is no such thing as WOM

martes, marzo 16, 2004

Sol y sombra 

    
El FC Barcelona está que echa lumbre por los cuatro costados (tren-bala, le llamó Marca). Lleva 8 partidos ganados consecutivamente en la Liga de España y aunque perdió contra el Celtic Glasgow la semana pasada el partido de ida de la copa de la UEFA, tiene buenas posibilidades de remontar el marcador en el "Estadi", y contando otros dos partidos contra el Brondby danés y el empate en Sevilla su marca en los últimos 12 partidos es 10-1-1. Durante los últimos tres años, el Barsa había estado luchando por alcanzar la cuarta posición en la Liga de España (el año pasado quedaron sextos), lejos de su tradicional lugar como "challenger" del todopoderoso "Equipo de Estado", el Real Madrid, cediendo esa posición al Valencia y al Deportivo La Coruña. Con cambios constantes en su dirigencia (el año pasado tuvieron 4 presidentes en menos de 6 meses) parece que por fin han encontrado el equilibrio y que su actual presidente, Joan Laporta (Laporta.com, le dicen sus detractores) se encamina viento en popa a la recuperación del status y glamour que durante años, principalmente desde 1990, pero en general desde siempre, había envuelto al que es "más que un club".

Aunque los medios deportivos catalanes atribuyen esta recuperación a diferentes factores, hay uno que es primordial: Ronaldinho Gaucho.

Por el FC Barcelona han pasado los últimos tres jugadores brasileños más importantes de los últimos años, desde la constelación del Brasil de Zico: Ronaldo, Romario y Rivaldo. De características diferentes (Ronaldo y Romario son delanteros naturales y Rivaldo es un 10 nato), estos tres "R" han creado una selección brasileña de ensueño que ya lleva, nos guste o no (y a mí no me gusta) 2 campeonatos mundiales ganados de los últimos 3. Ahora, renovando esa tradición y habiéndose quedado sin Rivaldo hace ya casi dos años, el Barsa de Laporta logró hacerse de los servicios de este muchacho de larga cabellera y sonrisa imborrable que está destinado, sin duda, a convertirse muy pronto (si no es que ya lo es) en el mejor jugador del mundo. Zidane ya es mayor, no le queda mucho camino y siempre han gustado más los "10" (Pelé, Maradona, Figo) que los "9", caso de Ronaldo que es el otro que podría disputarle el título y que no vive los finales de su carrera. Pero lo que más ha llamado la atención en Ronaldinho es su carácter, de sonrisa fácil, competitividad y deportivismo absoluto, respeto al trabajo de los compañeros y sencillez dentro y fuera del campo. Todos los ingredientes del ídolo deportivo. Creo que esta temporada no habrá títulos para el FC Barcelona, pero están en camino de lograr grandes cosas.

Por otro lado, mis adoradas Chivas están empezando a pasarlo mal. Después de aquella buena racha de 1-0's que los tigrillos de Salinas nos cortaron (chiste rayado: ¿cuál es el circo más grande del mundo? el volcán -estadio de los tigres de la uanl- , porque tiene 12 tigres y 40 mil payasos) no terminamos de ver la nuestra y ahora perdimos todo el honor con los cancheros (parecen equipo argentino) Rayos del Necaxa. Espero que nos recuperemos, aún es temprano en el torneo y nos tocó un grupo relativamente sencillo. Pero la verdad es que no termino de digerir el papel del Bofo en el equipo. Y es una pena que el jugador más talentoso de México, Ramón Ramírez, no logre levantar como debiera para cerrar con broche de oro una buena carrera, que pudo ser la mejor de todos los tiempos. Se merece un campeonato Ramón y ya nos hace falta a la afición chiva.

Armando Samano lo opinó a las 4:23 p.m.