There is no such thing as WOM

jueves, marzo 18, 2004

Ese cáncer del pensamiento 

    
El misticismo ha sido mi más grande fobia. Toda mi vida.

misticismo.
(De místico2 e -ismo).
1. m. Estado de la persona que se dedica mucho a Dios o a las cosas espirituales.
2. m. Estado extraordinario de perfección religiosa, que consiste esencialmente en cierta unión inefable del alma con Dios por el amor, y va acompañado accidentalmente de éxtasis y revelaciones.
3. m. Doctrina religiosa y filosófica que enseña la comunicación inmediata y directa entre el hombre y la divinidad, en la visión intuitiva o en el éxtasis.


En realidad, mi conflicto viene de la palabra "Dios" o "Divinidad". A lo más que llego es a "no negar" ni a la divinidad ni al alma ni al espíritu. No he "experimentado" ninguna relación con la divinidad, ni con el alma, ni con el espíritu. Pero no puedo no creerle a tanta gente que afirma que sí lo ha experimentado. Es decir, mi explicación, basada en la Navaja de Ockham, me dice que es autosugestión, aunque el mismo Ockham hubiese reprobado este exceso de simpleza.

Nuevamente es Yépez el que me mueve a hacer esta declaración de principios. Sus "ideas" (de alguna forma hay que llamarlas) respecto al karma y su asociación con el 11-M de Madrid me parecieron, por supuesto, descabelladas. Pero su explicación posterior me llamó la atención porque hay un elemento de indudable razón en su argumento: Cada acto que realizamos conlleva una responsabilidad. Lo que me hace jalarme los cabellos de desesperación es la absurdísima variable de la "reencarnación". Eso de "acumular puntos" para la otra vida como explicación a "porqué no se pagó" en esta vida, me parece completamente sacado de la manga.

La base del éxito de todas esas mentiras es el sufrimiento humano y la imposibilidad de explicarlo. No pretendo intentarlo, por supuesto que el tema me rebasa. Sin embargo, el trato tan mercantilista (y no me refiero a dinero, sino a la fallida nueva moneda de la internet, los "eyeballs") que se le da en la interpretación occidental a las tradiciones orientalistas me parece patético. De hecho creo que las religiones son un veneno por eso, porque son desesperadamente demandantes de atención: "este es el camino".

Querer arrojar la luz del karma y de la causa-efecto al atentado de Madrid convoca una serie de culpabilidades que sólo pueden desencadenarse en sufrimiento. El éxito de las religiones (judeocristiana, neobudista, azteca) es sedar nuestro entendimiento y pensar que las cosas se pueden explicar de forma simple pero sin ser realmente explicadas en su porqué. Cada mecanismo racional de las religiones tiene paralelo en diferentes mecanismos matemáticos, a los cuales más burdos, por cierto.

Decir que el éxito y la felicidad son vanos, vacuos es un lugar común al que también recurren los neobudistas. La teoría del desapego y la virtud que se consigue al fundirse con la divinidad siempre me suena a zanahoria. De cualquier forma, desprendidos de todo o apegados a todo, me quieren obligar a buscar la felicidad, o me dicen que la felicidad está en la comunión con Dios. Y si Dios no existe? y si me gusta mi felicidad aún en el sufrimiento, la enfermedad y el dolor?

Asakhira habla de compasión. Yo entré en trance (es una expresión, no me tomen literal) cuando Anakin Skywalker dijo que a los Jedis se les enseñaba que el sentimiento primario es la compasión, que se define como amor incondicional. Francisco de Asis entendía bastante de eso. Relaciono la definición de compasión con la definición de pasión dada al verbo: Categoría gramatical que define acción, pasión o existencia. Sí, pasión es todo lo que no se hace o existe. ¿Lo que ocurre o discurre? ¿Compasión es lo que ocurrimos juntos, con los demás? El amor incondicional es existencia plena. El amor y la esperanza están en todos nosotros, y cada uno alberga un poco o mucho de eso. El amor es ciego, acaba de decir LPDT; yo dije ahí que no, que el amor no ciega; pero ahora me desdigo, sí, sé que el amor me hace ciego a lo malo de los demás y sólo me deje ver su pedezo de amor y de bondad. A ver quién es el kármico que me explica eso.

Armando Samano lo opinó a las 3:11 p.m.