There is no such thing as WOM

jueves, mayo 06, 2004

Para qué tanto grito 

    
Si lo pueden arreglar a madrazos...

El asunto de Cuba se ha vuelto una verdadera muestra del dicho einsteiniano de que la estupidez humana es tan infinita como el universo. Aunque en general apruebo que Fox los haya mandado a la chingada por ojetes (no, no me cae bien Castro) creo que la diplomacia es un arte más elevado que requiere más cerebro que el demostrado hasta ahora.

Y como muestra de la capacidad de los cubanos para enredar todo y hacerlo más bizarro, (exponenciando nuestra también conocida capacidad al respecto) el asunto sigue en puras amenazas del tipo "qué?", "pues qué?", "pues qué de qué?", "pues qué de qué con qué?", "pues lo que quieras!"

Es decir: Qué?, vamos a romper relaciones diplomáticas con Cuba?, entrar en guerra? no!, leyendo atentamente se descubre que la expulsión del embajador cubano y la llamada a Adriana Lajous (embajadora mexicana en Cuba) a "consultas" son "maneras diplomáticas" rudas sí, pero no necesariamente provocadoras del cese de relaciones. Que cuáles son las otras formas diplomáticas de arreglarlo si no hay embajadores de por medio?, eso pregúntenselo a un internacionalista, yo soy taquero.

México ha hecho mucho por Fidel, y según los analistas eso hace sentir al senil patriarca caribeño con "derechos" sobre México. En México muchos lo adoran, lo ven como el mesías valiente y anti-gringo que quisieran que México tuviera. Pero anoche (y odio este lugar común) comprobé que "una imagen dice más que mil palabras". En la visita de Karol Wojtyla a Cuba hace cinco años o más, una mujer empezó a gritar "muerte a Fidel" frente a las cámaras y los reporteros que cubrían el evento. Después de un minuto, un "compañero" suyo se le acercó a pedirle primero y forzarla después a que se callara. Así, tapándole la boca. El compañero en cuestión no parecía agente represor, se ve que era una persona más en el evento ayudando a la mujer a que no "se metiera en problemas". Pero le miedo se les veía a todos en la cara de oír a la mujer "blasfemar"... contra eso no hay defensa posible.

Armando Samano lo opinó a las 9:14 a.m.