There is no such thing as WOM

lunes, enero 05, 2004

El necesario recuento 

    
Jimena (siempre Jimena) me preguntó que qué es lo que más me había gustado del 2003. No era, no soy, de hacer "cortes de caja" en ciertas fechas, sólo me rindo ante el festejo y la algarabía colectivas. Pero como no me gusta dejar una pregunta de Jime sin respuesta me tocó elaborar mi recuento:

1.- El negocio. Estamos arrancando "Kids Update". Es un negocio doble, un taller computarizado para desarrollo cognitivo de niños en edad escolar (de 5 a 12 años) y un taller para que las amas de casa aprendan computación. Ya llevamos 8 meses con ello y empezamos a ver frutos. Ahora toca invertirle para hacer desarrollo de negocio, de marca, registro de propiedad intelectual y ver qué pasa. Sé que Edith me sacará de pobre, está haciendo un esfuerzo titánico con esto y creo mucho en el proyecto y en nuestras capacidades combinadas.

2.- El trabajo. Me está empezando a gustar esto de vender tecnología para call centers. Es una industria que no se ha visto TAN afectada por el bajón económico y que es lo suficientemente madura pero moderna como para tener entretenido a un geek como yo sin que sean puras "especulaciones metafísicas" lo que uno intenta vender. Además, se dieron un par de buenos negocios.

3.- Jimena en la Primaria. Luchamos mucho por eso, y finalmente lo logramos. No es que en las escuelas duden de su capacidad, pero hay muchos trámites que hacer con la SEP y ése es el boleto dificil de comprar. No es tan pequeña, sólo tiene un año menos del requerido, pero esos trámites son binarios, o la aceptan adelantada (uno o cinco años) o no la aceptan. También hemos debido lidiar con la natural predisposición de las niñas sobresalientes a ocultar sus capacidades por miedo a la reacción social adversa que, aunque parezca increíble, sí existe desde pequeños y es bastante cabrona.

Ha sido pues, un buen 2003. Y haremos un mejor 2004.

Armando Samano lo opinó a las 1:02 p.m.