There is no such thing as WOM

martes, julio 19, 2005

Explicar lo inexplicable 

    
Hay cosas que, sin explicarlas, se pueden vender: Un diamante, un auto de lujo, un gansito marinela. Creo que eso fue lo que intentamos los conferencistas de la 1CWCOM el viernes pasado. Vender ideas acerca del blog, sin explicar el blog en sí, que, a pesar de varios intentos, me parece algo inalcanzable de momento.

Este no es un post condescendiente. Cometimos, todos, varios errores en la conferencia y quiero señalarlos al igual que lo que me pareció interesante de la misma. No soy fan del estilo "sí, pero" sino del estilo sí "x" y no "y". Espero que los involucrados me acepten por igual las críticas que los reconocimientos.

Primero: La conferencia en sí. Humphrey Bloggart, en los comentarios de aquí de este blog, me señala que ya se hizo una "mesa redonda" en Tijuana a este respecto. No es mi interés competir con Tijuana como siempre se intenta. Pero sí creo, por lo poco que recuerdo de la mesa y su convocatoria, que el cariz de esta conferencia fue distinto. Aquella la organizaron con afán académico y ésta, la del viernes fue principalmente "comercial y de difusión". Además, esta conferencia fue organizada exclusivamente por bloggers, sin la participación ni patrocinio de ninguna entidad académica o gubernamental. En ese sentido, y por la forma en la que fue difundida y abordada, podría decirse que es la primera. Pero también podría decirse que fuimos víctimas del natural chilanguismo. Como sea, me parece necesario hacer esa aclaración.

Segundo: El "tufo corporativo". Algo que me gustó de la convocatoria original fue la variedad de temas y visiones al respecto del blog. Veo siempre la sociedad en su conjunto y sé que un libro de Harry Potter es un fenómeno social, mediático y económico y que el blog de la Mujer Gorda es, si cabe, lo mismo en la blogósfera. Me gustó esa definición de Orihuela: El blog es un nuevo medio, como el libro. Eso trajo, también, una desafortunada comparación: el blog del "adolescente con granos" no es importante y el de un nuevo medio, sea enfocado al periodismo o a la empresa, pareció implícito, sí lo es. El tufo existió por igual en hablar de la publicidad y "el millón de visitas" que en "la vanguardia que se manifiesta en la diversidad de formatos de contenido" y no necesariamente letras. La intención era vender la idea.

Yo no sólo no tengo nada contra las ventas sino que vivo de ellas. Pero aún en mi ámbito profesional soy visto con ojos raros porque no me dedico a vender usando el "estilo merolico" sino que procuro ponderar pros y contras de los productos y servicios que vendo frente al cliente antes de que lo haga mi competencia. Eso me ha ayudado a ganarme la confianza de los clientes y algunos buenos negocios. La conferencia intentó eso, pero creo yo que lo intentó mal. La abrumadora mayoría del mensaje fue que la blogósfera era la neta del planeta y el que no se subiera al metrobus no alcanzaría lugar nunca. Es obvio, yo discrepo.

Una última percepción crítica sobre la conferencia: Se organizó como si 8 blogueros hubiéramos hecho un post (habiendo repartido temas) y eso hicimos: Cada quién hizo "su post" y a leerlo. El resultado fue heterogéneo en calidad, temática e intelegibilidad. Una conferencia no es un blog. Transmitimos las bondades y vicios del medio en lugar de respetar el medio en el que nos insertamos. Sé que eso sí lo podremos corregir "en la próxima".

Ahora, como el destripador, por partes:

Adán Avelar: Escogió el tema de convergencia/divergencia entre blogs y foros de discusión. Me parece que no era el tema con el que debió de abrir la conferencia y también que es un tema muy "específico", que requiere "prerrequisitos" de conocimiento. Un poco de "shameless self promotion" pero nada demasiado preocupante en cuanto a forma. La aportación es útil para los que inician y se confunden, pero no creo que sea una confusión tan general sino un "accidente circunstancial" ya que el blog de Adán ciertamente puede confundirse con foro puesto que tiene una "página madre" que no hace que se distinga tan fácilmente el formato típico del blog.

Raúl Ramírez: Estaba yo deseando ser el siguiente después de Raúl (ni nosotros sabíamos el orden de aparición) para bromear sobre mi certeza de que Raúl debe permanecer soltero. Con tanto blog que regentea no me imagino lo que será su vida de casado. En fin, no se dio pero por aquí le endoso la observación. Su ponencia me gustó, creo que fue un poquito más de self-promotion de la debida, pero en general sus consejos sobre creación de blogs fueron útiles, aunque como buen consultor, se reservó las mejores "recetas secretas" y solo compartió lo genérico. Eso sí, pudo haberla dado en la mitad del tiempo que lo hizo.

José Luis López: Me gustó mucho la presentación pero no el título. En realidad no habló de divulgación científica per se sino, oh cosa curiosa!, cómo los blogs, por su formato, ayudarían a agilizar el compartir información entre la comunidad científica para agilizar los procesos de investigación, tal como lo fue la WWW en sus inicios en el CERN. José Luis no es un orador nato y eso le restó "punch" a su plática, pero para los geeks y pseudogeeks villamelones, los datos que ofreció fueron muy interesantes.

Eduardo Arcos: Contra la percepción generalizada veo a Eduardo mucho más "aterrizado". Su subconsciente lo traiciona pero sabe ya controlarlo mucho más y, si se hubiera ahorrado su estadística (presumible, no lo voy a negar) de visitas a su sitio, su ponencia hubiera sido irreprochable en forma y muy buena en fondo. Es el precio de ser celebridad Eduardo, la responsabilidad. Claro que hablamos de una presentación de temas y tópicos de los que Eduardo conoce y domina: periodismo 3.0, comunicación horizontal y mucha experiencia en temas de Internet. El blog en sí mismo, creo, es un tema que Eduardo ha trascendido. Ya he dicho antes que yo percibo a Alt1040 más como una página de internet de muchos temas que propiamente un blog. Me espanta, lo admito, tanto gadget. Pero de eso le tocó hablar y eso él lo conoce bien.

Vino Alberto Chimal del que sólo puedo decir elogios y como no es mi estilo no abundaré al respecto... ;). Mentiras, debo decir todos los elogios: Alberto estableció claramente las posiciones respecto a los mundos culturales, culturosos y blogueros y no se mordió la lengua para llamar a cada cual por su nombre pero de forma elegante, suave y pausada. Sí, su participación me gustó bastante porque, aún siendo muy específica (habló de temas que en teoría requieren un pre-conocimiento del ambiente bloguero y cultural) pudo ser interpretada y entendida por cualquiera, incluso por el que se asomara por vez primera. Gracias Alberto, en lo personal, por atender nuestra invitación.

Gustavo Arizpe es un caso similar al de Jose Luis López: tiene las ideas muy claras de lo que los blogs pueden hacer en su campo, sabe "buletearlas" (término muy usado entre los que preparamos continuamente presentaciones de power point para dividir los asuntos con "bullets" o viñetas) pero no es un comunicador con punch, con pasión. Su estilo amable y afable no contribuye a transmitir la emoción del descubrimiento. Y sin duda, para mí que también tengo un pie en el ambiente de negocios, sus observaciones son descubrimientos interesantes.

Fran Illich fue tan desarticulado en su participación como en sus creaciones. No esperaba entenderle a su ponencia puesto que no le entiendo a sus creaciones y no hubo sorpresas al respecto. Demasiado amor (y conocimiento, sin escatimarle nada) por la vanguardia y poca comunicación con un público mayoritariamente lego fue lo que percibí.

Por último, José Luis Orihuela dio la ponencia que debió ir al principio: "Qué son los blogs". Rescato como notable la concepción del blog como un nuevo medio (equiparable al cine, al libro) y manifiesto mi disgusto por la etiqueta ligera con la que encasilló a los blogs personales. Creo que fue desafortunado de su parte y que está muy acostumbrado a hablar con académicos y empresarios y no frente a "la masa social" que es la que finalmente constituye gran parte del fenómeno y que por ello incurrió en esa falta. Su ponencia, diseñada para y a prueba de legos, está bien estructurada y es evidente que con frecuencia habla del tema para todo tipo de públicos.

En mi caso debo decir que falté al respeto a la gente que concurrió porque no preparé con el tiempo ni atingencia debidas mi participación. Hice un esfuerzo que devino en resultados que considero medianos, pero a cambio de eso intenté (y logré) ser breve y directo; respeté el tiempo-nalga.

Agradezco principalmente a Gustavo Arizpe pero en general a todos los organizadores que aceptaran mi participación. Me tocó en parte sugerir y reclutar al culturoso (Chimal) y también reclutar algunos textos de gente que se dedica al blog. Mis disculpas a aquellos que no fueron incluidos en la versión final y me congratulo, sin falsas modestias, de que altos mandos batianos, entre ellos el Sumo Pontífice Chango100 y el Cardenal Semidios tuvieran presencia en la conferencia. Ello muestra no solo la buena voluntad de incluir diferentes puntos de vista por parte de los organizadores sino también la responsabilidad con la que asumieron que, siendo batianos, nada serio podía esperarse de nosotros.

Por último, y retomando la analogía del libro, esta conferencia debe ser vista como un intento de juntar en una mesa a Chepina Peralta, JM Coetzee, Björk, Bill Gates, Brian Greene y Stephen Covey, entre otros, a hablar de libros, las ventajas y beneficios que tiene el formato de los libros. Yo me asumo, por supuesto, como Chepina Peralta. Las otras analogías tienen destinatarios directos, está de tarea el que los adivinen.

Armando Samano lo opinó a las 4:48 p.m.