There is no such thing as WOM

lunes, agosto 02, 2004

Vanity Fair 

    
Sí, somos demasiada vanidad en la blogósfera, pero hay noticias importantes que me gustaría repetir:

La Mujer Gorda termina su blogvida. Después de 200 capítulos Hernán decidió dar por discontinuado su blog de ficción, la primera blogonovela, leí por ahí alguna vez. Yo fui de los fanáticos iniciales, es medio contemporánea de Woms (aunque en realidad ella tiene la edad de mi madre, yo ando por el capítulo 235) y ví con mucha envidia crecer su popularidad a alturas verdaderamente salvajes. Cuando internaron a Maradona y su genial post salió en radio, televisión y prensa argentinas, fue el acabóse. Veo con mucha tristeza como, víctimas de la misma envidia que a mí me corroe, muchos blogstar han hecho caso omiso del fenómeno "Mujer Gorda". Salvo Borjamari, que siempre la madreaba, muchos ni siquiera la enlazaban. La verdad es que es terrible presenciar, de lejos, eso en la blogósfera española. Pero este post debería ser alegre, como alegre fue el tiempo en el que Mirta nos regaló su visión de la vida, una visión de vieja que ya vivió y que le toca contar cómo se ve la vida hacia atrás, con perspectiva. Yo lloré casi tanto como lo que reí con sus posts. Y reviví mi pasión por Argentina y sus mujeres, de las que, quizá, Mirta es mi favorita.

En otro punto de la hoguera de las vanidades, está la publicación de Sensacional de Blogs, no se lo pierdan, se van a divertir bastante, salvo con la entrevista a cierto tipo indeseable. Mis buenos carnales Lemon, Sosa y MarthaX se pulieron en su desmitificación, muchas felicidades a ellos. Espero que les parezca, como a mí, más divertida y menos sacra que su inspiración (¿?), la Weblog Magazine.

Siguiendo con los cebollazos, me felicito mucho a mí mismo de este resultado que compiló DuVeth (qué paciencia para pickupear a los mexicanos Du!) y por supuesto, a los camaradas ahí mencionados. Es mera vanidad, que como dijo el Eclesiastés, sirve para un carajo (ok, creo que no lo dijo con esas palabras, pero por ahí iba) pero la verdad que sí me latió estar ahí. (y me dí cuenta de que mi firewall que falsifica direcciones ip para votar en encuestas funciona bastante bien!)

Armando Samano lo opinó a las 12:34 p.m.