There is no such thing as WOM

viernes, marzo 04, 2005

Matemáticas 

    
Ay maese, ay maese...

Usté se nota luego luego que es abogángster y que no conoce la definición correcta de "mayoría".

Mayorías son más 50% + 1. Cualquier otro número no es mayoría maese, eso lo sabe cualquier niño de primaria. Los chinos, aún siendo chingo mil millones, NO son mayoría sino, como ya le espeté en sus comentarios, una minoría bastante choncha. Los fanáticos de Big Brother (verde dixit) también son otra minoría choncha, pero no son 50% + 1.

Esa es la magia del futbol (panbol se le conoce aquí en chilangolandia, si a maese beam no le gustan los vocablos chilangos es muy su pex, pero usarlo no nos hace mamones), que hechiza auténticas mayorías. No minorías chonchas y por lo tanto balines. Para ser precisos, más de 3,200 millones de seres humanos. Puede a muchos resultarle chocante que lo compare con el cine y la música, pero como forma de entretenimiento es casi tan popular como esas artes.

¿Usté conoce otra religión que ponga de acuerdo a tanta gente?. Ese es el valor del fucho, el poner de acuerdo a gente con tantas otras diferencias entre sí. ¿Qué chiste tiene que a todos los culturosos-wannabe que somos los blogueros mexicanos nos guste Eternal Sunshine of the Spotless Mind?, es una obra chingona para nosotros pero pendejamente aburrida para las grandes mayorías (incluyendo los culeis que reparten los oscares). El panbol es un común denominador tan chingón como ninguna otra actividad en el mundo maese. Cualquier ser humano que no tenga atole en las venas (ni tortas de tamal) se rinde ante ese gran espectáculo. Alguna vez Pelé dijo que si un extraterrestre le pidiera que le diera una definición de "arte" (y no me vaya a salir con el baratiiiisimo albur de "mi arte") le mostraría el épico encuentro entr Francia y Brasil en el Jalisco en el Mundial del 86.

El panbol es guerra y paz maese, es la viva imagen de nuestro conflicto ético como humanos al darnos la oportunidad de pelear y patear por nada, estando en juego solo el orgullo y las patadas (en las bolas, balones, huevos o espinillas). Todos los deportes de competencia tienen ese ingrediente, pero ninguno es tan sencillo y elegante como una pared de taquito. En el futbol cuentan lo mismo la inteligencia, la habilidad, la destreza, la fuerza, la estrategia y la picardía. No hay ninguna otra actividad humana así. Ninguna.

Quería usted argumentos?, ahí están, en las auténticas mayorías, en las mayorías "comprehensivas", en las que duran 100 años y siguen hechizando. En las que engloban todos los gustos, aficiones, valores y pasiones humanas. En obras de arte, libros, películas, rolas, y, por supuesto, partidos de futbol.

Armando Samano lo opinó a las 1:13 p.m.