There is no such thing as WOM

viernes, mayo 13, 2005

Propósito general 

    
(o la razón por la que la pelusa del ombligo siempre vuelve a aparecer)

Salvador Leal, objeto de merecido reconocimiento en Blogsmexico, comenta que no sabe qué hacer con su fama de dos pesos (carrilla sana). Y sin embargo, como todos, cuando se sabe centro del debate, lo esquiva y manda la pelota al mediocampo (que es donde se deciden los partidos): ¿Para qué sirven los blogs?

Salvador comenta sobre su idea de "golpe mediático". Incluso, como ejemplo, me pasó la referencia antier de uno de los insiders mexicanos más respetados José Carreño, que habla de los blogs "como si siempre hubiesen existido"(lo que Salvador no sabe es que ya Carreño había hablado de los blogs en un artículo en etcétera) y claro, si alguien en este país sabe de Comunicación y Medios ése es Carreño Carlón.

Revisando las estadísticas del blog de mi editorialista favorito, Lluis Fox, de La Vanguardia, es evidente que no por mucho que sea reconocido un tipo o tenga exposición en los medios, sus lectores consultarán "medios alternativos". Otro periodista, este mexicano, con programa de radio y columna en un portal noticioso ha puesto el blog "poder y dinero" (comparando el blog con un foro, mostrando evidente ignorancia de lo que se tratan los blogs). Eduardo Ruiz Healy también tuvo su blog al que no sé qué le pase (igual se lo hackearon, el tipo no es precisamente lo que se dice "popular") y de todos modos, mientras "vivió" el blog no hizo ni tuvo impacto.

Yo creo que el medio es de quien lo trabaja y que en México los únicos medios masivos son la TV (en específico las telenovelas) y algunos, muy pocos, programas de radio. Se hablaba de la élite blogosférica en debates anteriores, a raíz de los premios del portal español bitacoras.com. La élite yo la entendí como el grupo cerrado de gente que "se linkea entre sí" y que tiene mucho más público que el resto de los mortales. Y sí, eso existe y es dificil acceder a ese grupo. Ustedes verán a eCuaderno citando a barrapunto y a barrapunto citando a Alt1040 y Alt1040 citando a Isopixel y así entre ellos ad infinitum. Pero salvo precisamente Isopixel (quien amablemente recomendó este blog mío en un post hace poco tiempo) nadie de ellos "comparte" sus lectores con frecuencia, entendiendo compartir como "enlazar" (eCuaderno lo hacía con frecuencia y ahora lo hace muy de vez en cuando).

Pero eso no pasa nada más entre le élite. Este blog (TINSTA WOM) alcanzó sus puntos más altos de visitas a partir de tres eventos: El pequeño pleito con Borjamari, el debate con Semidios sobre la Torta de Tamal (que ha sido maravillosamente pariodiado por el pequeño Canibal en su blogonovela Cuéntalo Tú, experimento blogenético entre él, el Huevo y Rox) y otro minidebate con Semidiós sobre el futbol. Pero yo he visto que Salvador Leal enlaza poquísima gente de la blogósfera (a pesar de que, me consta, nos lee).

Ciertas reglas del blogueo, reglas que a mi gusto son viejas, y que funcionaron bien al principio, decían que no deberías hablar de lo que hablan otros blogs sino de tus propios temas. La idea de mis científicos examinadores, Creación Colectiva, me gusta más. La blogocosa es dinámica, colectiva y social. Es cierto, como menciona Citius64, que la idea de Globalización 3.0 de Friedman toma cada vez más forma (en el pasado Congreso Telefonía IP realizado en México, Oscar Rodríguez, director de Avantel, hizo una muy lúcida exposición al respecto) y si bien ya se debatía hace 10 años es hasta ahora con los blogs como se ve menos embrionaria, aunque yo sí creo que es aún un feto.

El Portero dijo, amablemente, que la sonrisa de aprobación de Edith cuando vio su cuadro-obradearte valía más que muchas cosas. Este post de Zea Cortes, a propósito de mi reciente-pequeña diatriba sobre la felicidad, es el equivalente para mí de mi propósito del blog. No digo que con eso me conformo, pero sí digo que ese post y los comentarios que hubo de que a la gente "le alegró el día" son sin duda mi propósito. Sólo quisiera que ese propósito abarcase mucha más gente, no crean que me hago pendejo o falso-modesto.

Armando Samano lo opinó a las 11:07 a.m.